Ramón Díaz vivió una transformación en la G League a lo Usman Garuba

México, 20 nov (EFE).- Cuando el español Ramón Díaz explica la transformación que vivió como entrenador tras su primera temporada al mando de los Capitanes de Ciudad de México en la G League, lo ejemplifica con la adaptación de su compatriota Usman Garuba al baloncesto NBA.

"Un ejemplo que uso mucho es el de Usman Garuba, un jugador que en el Real Madrid se caracterizaba por su capacidad atlética, por ser un jugador que transmitía energía y su capacidad defensiva, pero que el año pasado no se quedó en la NBA, sino que pasó por la G League porque esa capacidad atlética aquí se iguala con muchos jugadores", explicó el técnico granadino a EFE.

Díaz, de 39 años, se preparó por más de un año para "estudiar a profundidad" el baloncesto de la G League, la Liga de Desarrollo de la NBA, con un juego más atlético y rápido al FIBA, en el cual se formó.

Sin embargo, Díaz reconoció que todas las horas invertidas al análisis de datos y vídeos, no significaron lo mismo a vivir "en persona" el ritmo con el que se juega en el campeonato estadounidense en su primera experiencia en la Showcase Cup en 2021.

A su parecer, esto mismo vivió Garuba, quien antes de establecerse esta campaña en los Rockets de Houston pasó sus primeros meses de la temporada pasada en el baloncesto estadounidense con los Vipers de Río Grande, la filial de su equipo en la G League.

"Como Garuba, he tenido que vivirlo para saber cómo es el estilo de la competición, qué jugadores necesito y qué ideas estaban acertadas y cuáles mejorar. Una clara ha sido la del ritmo de juego, el año pasado fuimos uno de los equipos con el ritmo más bajo de la liga y este año estamos en media de la tabla", afirmó el discípulo más adelantado de su compatriota Sergio Valdeolmillos.

Además de sufrir para seguir el paso de los otros equipos, los Capitanes de Díaz también se enfrentaron en su primer año a jugar fuera de casa toda la campaña, incluso sus duelos como locales, y a cuatro bajas de baloncestistas claves como Alfonzo McKinnie, fichado por Los Angeles Lakers.

Díaz se propuso entre el final de la pasada temporada y la presente ver todos los partidos de la NBA y de la G League, para, con ayuda de las estadísticas avanzadas, adaptar su sistema de juego a uno que compita en la liga y reconocer a los jugadores que necesitaba para triunfar en la liga.

El granadino también realizó cambios en su cuerpo técnico y añadió nuevos nombres como el de Vitor Galvani, uno de los asistentes de la selección brasileña que domina el mercado latinoamericano.

Así fue como para esta temporada, Díaz apostó por jóvenes talentos latinoamericanos como el dominicano Jassel Pérez y el venezolano Garly Sojo, pero también añadió experiencia de exjugadores NBA.

Entre los elementos experimentados de los Capitanes están el regreso de McKinnie, Gary Clark, Mason Jones, Shabazz Napier y la contratación mas destacada, Jahlil Okafor, tercera selección global del Draft de la NBA en 2015.

"Okafor es un pedazo de profesional, me ha sorprendido porque es un número tres de un Draft, que estuvo seis años en la NBA. El que haya elegido Capitanes para nosotros es de mucha honra, trabaja como uno de los jóvenes porque tiene un objetivo, a parte de ayudarnos a ser competitivos y ganar partidos, que es regresar a la mejor liga del mundo", expresó Díaz.

A pesar de su evolución como entrenador, Ramón Díaz aseguró que no ha perdido su sello, diseñado en los años como asistente de Valdeolmillos en la selección mexicana y que trata de imitar de uno de principales referentes, Pedro Martínez, "de los mejores entrenadores que hay en España".

"Ramón Díaz ha evolucionado mucho desde que empecé, pero sigo teniendo el mismo ideal de intentar crecer a partir de la defensa. El estilo de juego de Capitanes es un equipo que defiende bien y en ataque construimos a través de transiciones", sentenció.

(c) Agencia EFE