Ramos aprovecha los calambres de Djere para dar a España el primer punto

·2 min de lectura

Valencia, 14 sep (EFE).- El equipo español de Copa Davis toma la delantera en su enfrentamiento contra Serbia tras la victoria conseguida por Albert Ramos frente a Laslo Djere por 2-6, 7-6(5) y 7-5, en un partido que estuvo condicionado por los calambres que sufrió el jugador balcánico en el quinto juego del tercer set, cuando servía con un 3-1 a su favor.

Ramos, tras apuntarse el juego inicial, se vio sorprendido por un Djere que, con un juego muy sólido desde el fondo de pista y apoyado en la efectividad de su servicios encadenó cinco juegos consecutivos, ante la incredulidad del banco español capitaneado por Sergi Bruguera, que le dejaba en bandeja la primera manga.

Obligado a reaccionar, Ramos se hizo fácilmente con el primer juego del segundo set y logró por primera vez romper el servicio de su rival para ponerse con un 2-0, que supo neutralizar por la vía rápida su rival.

Pero la dinámica del partido había cambiado. El jugador catalán conseguía hacer daño a Djere forzando el revés y se puso el 'mono de trabajo' para plantear un partido muy duro, con peloteos largos para buscar tanto el desgaste como el error de su rival.

El serbio comenzó a cometer más errores y bajó en su rendimiento, lo que aprovechó Ramos para llevar el partido al 'tie break' donde mostró más agresivo que su rival y consiguió llevar el partido al tercer set.

Pese a la confianza adquirida en el segundo parcial, tras un mal inicio, Ramos empezó de nuevo errático y el serbio se apuntó los tres primeros juegos. Pintaban mal las cosas para el español, cuando en quinto juego Djere sufrió un calambre en la pierna izquierda que le impedía seguir. Su capitán Viktor Troicki trató que su jugador fuera atendido pero rápidamente Bruguera le recordó al juez y a la supervisora que su rival debía de esperar a que terminara el juego, ya que el reglamento no contempla parar un juego por calambres.

En el descanso entre juegos trataron al jugador balcánico pero los calambres condicionaron su juego. Mermado físicamente se encomendó a su servicio y a jugar agresivo para acortar los puntos y tratar de forzar la muerte súbita, pero Ramos supo aprovechar la coyuntura para jugar con inteligencia, remontar el partido y dar a España su primer punto ante Serbia.

(c) Agencia EFE