Varane es el capitán del futuro que el Real Madrid no debe dejar escapar

Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press Sports via Getty Images
Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press Sports via Getty Images

El Real Madrid empezó el año con los mismos problemas frente al marco contrario con los que despidió el 2019, pero ante el Getafe, el equipo con la mejor estadística defensiva en casa en lo que llevamos de temporada, contó con un goleador inesperado: Raphael Varane.

El francés había sido noticia en la última semana del año por una extensa entrevista a Onze Mondial que recogieron muchos medios españoles. En la misma, el defensa madridista hablaba de sus inicios, de su adaptación al club merengue —al cual llegó con 18 años— y a lo mucho que ha madurado en el tiempo que lleva en la capital español.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

De Varane se sabe más bien poco, porque es un profesional como la copa de un pino, que no gasta el tiempo en redes sociales, al que no se le suele ver de fiesta, y que vive por y para el deporte. Quizás por eso, a sus 26 años, cuente ya con cuatro Champions Leagues, dos ligas, dos Copas del Rey y un Mundial en sus vitrinas.

Uno de los puntos más interesantes de la entrevista hablaba de la poca madera de líder que tiene el francés. Él mismo recalcaba que es una persona introvertida, que no le gusta gritar en el vestuario, pero que todos en el equipo saben que cuando se le necesita se puede contar con él. Sin ir más lejos, eso fue lo que demostró ante el Getafe en este primer partido del año del Real Madrid.

Quality Sport Images/Getty Images
Quality Sport Images/Getty Images

Con Sergio Ramos fuera por sanción y formando zaga con el novato Eder Militao, Varane tuvo que asumir los galones que normalmente son otorgados al capitán de Camas, para liderar la línea defensiva de su equipo. Siempre se ha comentado que Varane, más allá de ser un grandísimo defensa, necesita del apoyo de Ramos sobre el campo para mostrar su mejor versión, como sí el aura del internacional español le protegiera y diera alas sobre el campo. El francés quiso romper con ese sambenito en su entrevista a Onze Mondial y, días después, lo hizo sobre el campo.

En la entrevista dijo que en su primera temporada, cuando era carne de banquillo y grada para José Mourinho por su inexperiencia, se atrevió a recordarle al mismísimo Cristiano Ronaldo que le tenía que llamar Rafa y no Varane. Fue una demostración de agallas en toda regla, para un niño de 18 años que acababa de terminar el instituto, pero dejaba bien a las claras que sus compañeros no podían confundir su timidez con falta de carácter.

En el Coliseum, Varane dio un paso adelante cuando más lo necesitaba el equipo. No sólo fue el jefe de la defensa, que contaba con Militao y Mendy, nuevos elementos que se van adaptando al grupo desde su llegada en el verano pasado, sino que también rompió la seguía goleadora del equipo propiciando el primer gol (fue en propio puerta por un mal despeje de David Soria) y marcando el segundo con un imparable cabezazo.

Quality Sport Images/Getty Images
Quality Sport Images/Getty Images

Varane está en el mejor momento de su carrera. Tiene ya una extensa carrera a sus espaldas, pero sólo cuenta con 26 primaveras. Ha podido controlar los problemas que solía sufrir con las lesiones, y está teniendo una temporada de menos a más.

El Real Madrid acaba de cerrar su mejor primera vuelta en el aspecto defensivo desde la temporada 1987-88 y muchos de los méritos se los debería llevar el expeditivo defensa francés. Ahora mismo, es el cuarto capitán del equipo, pero no cabe duda que un día será el primero, porque su carrera futbolística está inexorablemente atada al conjunto merengue.

En los últimos dos veranos han sonado cantos de sirena para Varane, con la Juventus y el Manchester United siempre atentos a un posible fichaje, pero si en la Concha Espina son inteligentes, no dejarán escapar jamás al capitán del futuro del club.

Más historias que te puede interesar:

Zidane se consagra como gran estratega... y pronto llega Pep

Se busca un delantero desesperadamente

Benzema está tan bien que sólo le hace sombra Messi

Otras historias