Quién es Raúl Castillo, el mayor apoyo de Ana Obregón en el momento más duro de su vida

Nuria Hernández
·9 min de lectura
Quién es Raúl Castillo, el mayor apoyo de Ana Obregón en el momento más duro de su vida

El 31 de diciembre poco antes de las doce de la noche todos los ojos se centraron en una mujer. No fue Cristina Pedroche la gran protagonista de las Campanadas (aunque la vallecana ha arrasado en audiencia con su ya famoso vestido de Fin de Año en Antena 3), sino Ana Obregón. Aunque ya dio las uvas en otras cuatro ocasiones, sin duda las de 2020 fueron las más duras y especiales para la actriz y bióloga, que se mostró emocionada pero contenida al recordar a su hijo Aless, fallecido el pasado mes de mayo. En esta circunstancia tan dura, Ana estuvo acompañada por algunos de sus leales escuderos, entre los que se encontraba uno de sus mejores amigos, Raúl Castillo.

“Gracias Ra, ojalá pudiera encontrar las palabras para agradecerte tu amistad y amor de tantos años, pero sobre todo cómo me sujetas cada segundo para que no caiga en ese hoyo que me tienta cada día”, escribía Obregón varios días después en Instagram. “Despediste el año a mi lado en La Puerta del Sol y el primer abrazo fue el tuyo. Me viste vestida y enjoyada y cuando me dejaste en casa me abrazaste cuando me derrumbé. Y lloramos juntos. Gracias”, añadía junto a una instantánea de la noche del 31 junto a su gran amigo. Y es que Raúl Castillo lleva al lado de la protagonista y creadora de Ana y los siete más de dos décadas.

“Nos diste tu amor, nos regalaste tu corazón, nos emocionaste, nos diste una lección de generosidad y humanidad. Gracias vida mía. Personalmente y desde lo más profundo de mi corazón quiero darte las gracias por querer compartir conmigo un momento tan importante en tu vida”, le respondía él en un post con una foto de ambos en el balcón de la Puerta del Sol. La vida me puso ahí para que recibieras a través de mis abrazos el amor de todas las personas de este mundo que te queremos y estamos contigo ❤️❤️❤️❤️❤️ Y nunca te olvides chula mía que cuando te beso y te abrazo también lo hace tu Aless, son también sus besos y abrazos, porque tu Aless está en mi corazón y anoche mas que nunca te abrazamos los dos 🤗❤️ Te lo dije en la vuelta a casa y te lo vuelvo a decir ahora: SIEMPRE ESTARÉ CONTIGO”, seguía Raúl en un texto de lo más emotivo en el que demostró que el mejor regalo para él es la bonita amistad que tiene con Ana Obregón.

Muy conocido en la noche madrileña

Raúl Castillo es uno de los relaciones públicas más conocidos de Madrid. Lleva a los famosos a la discoteca Oh My Club, una de las más frecuentadas por rostros de la televisión de la capital y de la que fue imagen Kiko Matamoros antes de la pandemia. Castillo es un hombre discreto pese a ser amigo de famosos como Arantxa de Benito (otra de sus mejores amigas junto a Ana Obregón), Isabel Pantoja, Chayo Mohedano, Makoke, Lydia Bosch o Alejandra, la hija de Terelu Campos.

Ana y Rá (como ella le llama) se conocieron en el año 2002 cuando él trabajaba en una tienda del barrio de Salamanca. Un día entró Ana y le compró unos vaqueros que luego sacaría en Ana y los siete. “Lo recuerdo como si fuese hoy… Saliste del probador coquetamente y me preguntaste… ¿Qué tal me quedan? Yo respondí con descaro: “Te hacen buen culo”. Así hasta hoy”, recordaba él hace un tiempo. A partir de ahí, entre ellos surgió una complicidad que se tornó en amistad indestructible. Incluso llegaron a protagonizar alguna portada de revista en la que se dijo que podían ser algo más que amigos, algo que ellos siempre se tomaron con humor y lo desmintieron en varias ocasiones.

Y es que Ana y Rá son íntimos. Tanto que han compartido vacaciones de lo más divertidas en Ibiza donde les pudimos ver reír y bailar en la playa o a bordo de un yate; cumpleaños de ambos en discotecas conocidas de la capital, estuvo con ella en la presentación de su libro de memorias, han ido juntos a eventos y han posado juntos en photocalls, y él fue el que más apoyó a su amiga cuando regresó de Miami tras instalarse allí un tiempo mientras su hijo Álex estudiaba en Estados Unidos. Cuando Raúl se abrió un perfil de Instagram, la segunda foto que subió fue de su amiga Ana, todo un gesto de cariño hacia ella.

Juntos en lo bueno y en lo malo

Pero no todo han sido fiestas y alegrías en estos casi veinte años que llevan siendo amigos. Ana se convirtió en su gran pilar tras la muerte de su padre y él siempre recuerda con cariño cómo ella estuvo a su lado en uno de los peores momentos de su vida y no le dejó caer en la tristeza. “Amiga me has enseñado muchas cosas, hemos vivido muchos momentos inolvidables que ocupan un lugar especial en mi corazón , porque llegaste a mi vida para quedarte y así lo deseo. Nunca olvidaré ese verano de 2018. Tus llamadas desde el otro lado del mundo son las que más feliz me hacían. Gracias por compartir este momento en carne viva que te ha tocado vivir. Eres una gran mujer, una persona admirable que sonríe a la vida a pesar de las circunstancias. Debes sentirte muy bien como ser humano, yo quiero que sepas que me siento muy orgulloso de ser tu amigo y de formar parte de tu vida de una manera tan importante. Y sobre todo quiero que sepas que me hace muy feliz saber que me quieres tanto como yo te quiero a ti”, ha escrito en su perfil demostrando su amor incondicional hacia su ‘alma gemela’.

“Sin palabras Ra, sólo con lágrimas de emoción. No creo que merezca una AMISTAD como la tuya. Has sido y eres uno de los más grandes apoyos que tengo en estos momentos difíciles que me ha tocado vivir y por eso te estaré eternamente agradecida. Decirte que te quiero me sabe a poco”, respondía ella con emoción.

Y por supuesto, Raúl ha estado con Ana desde que a Álex le detectaran un cáncer hace casi dos años y fue su sustento, aunque fuera en la distancia por las circunstancias de la pandemia, en el peor momento de su vida, el pasado 13 de mayo cuando Ana tuvo que despedirse de su único hijo. “La vida sigue, dicen, pero no siempre es verdad. A veces la vida no sigue. A veces solo pasan los días. Pero encontraré la forma en que vuelvas a sonreír amiga, entre todos los que te queremos lo conseguiremos. Te quiero, Cuánto dolor por favor, ayúdala Dios mío, ayúdala. Eterno Aless, descansa en paz”, escribía pocos días después de la terrible muerte del joven de 27 años. Pese a las restricciones, Raúl quiso estar junto a Ana en el funeral que se ofició un par de semanas más tarde, en el que permaneció, como siempre ha hecho, en un segundo plano pero siendo el hombro sobre el que la actriz pudo derramar las lágrimas por su hijo.

Pese a que Rá podría haber sido personaje del corazón si hubiera querido, ha preferido estar en la sombra y disfrutar de su amiga, casi hermana, en la más estricta intimidad. "Quiero decir que por encima de todo Ana es una madre maravillosa, ejemplar. Cuando pierdes una madre te quedas huérfana, cuando pierdes un marido viudo, pero cuando pierdes un hijo no hay consuelo posible. Tengo una madre maravillosa pero te juro que si volviera a nacer, elegiría a Ana como madre. Por su sentido de la vida, por como quiere a su hijo, a sus padres. Te sientes vivo a su lado", dijo de ella en Viva la vida en una de las pocas ocasiones en las que ha querido hablar de manera pública. "Ana es una persona muy simpática, muy alegre, optimista, positiva. Estar al lado de ella es muy agradable. Todavía no la he visto y me muero por verla. Álex ha tenido a los mejores padres que podría tener: Ana Obregón y Alessandro Lequio", concluía el fiel escudero de una de las mujeres más queridas de nuestro país.

Los otros apoyos de Ana

La soledad que en los últimos meses eligió Ana Obregón para vivir su duelo ahora se ha tornado en compañía. Rodeada de su familia y sus grandes amigos, la actriz trata de volver a la vida, quizá a una nueva vida porque ya nunca será la que era al lado de su hijo. Una de sus incondicionales es Susana Uribarri, su representante y gran amiga. Susana fue la ‘culpable’ (gracias Susana) de que Ana diera las Campanadas este año y junto a Ana estuvo también esa noche, dándole todo su ánimo y calor. “Ana mi vida, no sabes lo orgulloso que Aless está de tenerte como madre. Desde arriba nos estuvo acompañando ayer todo el día 🌟 estuvo presente cada minuto (y tú lo sabes mejor que nadie). Nos diste un gran ejemplo a todos ❤️ Anoche brillaste, saliste al balcón de la Puerta del Sol y pudiste ser tú. La que todos queríamos ver. Por muchos años juntas”, escribía la conocida máganer de personajes como Concha Velasco, Georgina Rodríguez o Al Bano.

Por supuesto, sus padres y sus cuatro hermanos han estado al lado de Ana en todo momento, pero sobre todo sus dos hermanas pequeñas, Amalia y Celia. Esta última está casada con Ignacio Vega-Penichet López. Siempre discreta, es difícil encontrar alguna imagen de Celia en los medios de comunicación. Su nombre salía a la luz en su juventud por un romance con el torero Palomo Linares. La hermana menor de Ana Obregón siempre ha estado al frente de las empresas familiares. La sobrina de Ana, Celia también, estaba muy unida a Álex. Amalia fue modelo en su juventud y estuvo casada con el coreógrafo Giorgio Aresu, con quien tuvo dos hijas, Amalia (que hizo sus pinitos como modelo y ha fundado una empresa de estudios de mercado con su madre) y Carolina, muy conocida en el mundo del deporte ya que ha sido campeona sub-21 de España y de Europa por equipos en hípica.

Más historias que te pueden interesar: