Raúl Jiménez, el delantero que carga con la mediocridad de la Selección Mexicana

·3 min de lectura
Raúl Jiménez se lamenta tras no volver a marcar en un encuentro oficial con la Selección Mexicana (Foto de: Omar Vega/Getty Images)
Raúl Jiménez se lamenta tras no volver a marcar en un encuentro oficial con la Selección Mexicana (Foto de: Omar Vega/Getty Images)

Raúl Jiménez no vive de una chilena. Jiménez simplemente no se ha podido hacer presente dentro de un equipo que funciona mal. Los aficionados y los medios se han conformado con señalar que si el equipo dirigido por Gerardo Martino no tiene gol, es porque los delanteros simplemente no funcionan. Pero no lo hacen porque su principal función es totalmente desaprovechada, es una de las víctimas del mal funcionamiento del equipo.

Si bien es cierto que Jiménez no se hace presente en el marcador desde noviembre del 2019 con un gol que no sea de penal, el delantero del Wolverhampton sigue siendo la mejor opción para el ataque de Martino. Raúl no solo tiene la fundamental tarea de merodear el área rival, sino que también tiene que bajar a recibir balones a medio campo, genera por los costados, tira centros y juega como poste para aprovechar las llegadas de sus compañeros. Más allá de ser un “nueve” puro, el apoyo a sus compañeros de ataque es vital.

Del mismo modo, en la actualidad del futbol mexicano no existe quien pueda entrar al quite y mande al banquillo a Raúl Alonso. Además de él, los otros delanteros predilectos por el Tata Martino han sido Henry Martin, Rogelio Funes Mori y Santiago Giménez.

A pesar de que puede jugar bien como referente y de espaldas a la portería, regularmente Henry Martin no puede salir hacia los costados del campo como lo hace Raúl.

En el caso de Funes Mori, este torneo únicamente pudo disputar siete partidos en este último torneo por una lesión en el muslo que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente.

Con Santiago Giménez, la edad es el factor principal que no le permite competir al mismo nivel que los otros tres delanteros. En México, a menudo se puede llegar a confundir la madurez con la capacidad. El Chaquito tiene 21 años y en los últimos dos semestres ha conseguido marcar en siete ocasiones. Puede llegar a ser el próximo delantero de la selección por sus características de juego, pero este todavía no es su momento.

Raúl Jiménez es el futbolista más regular con su equipo que los mencionados anteriormente. El Lobo Mexicano disputó 30 juegos como titular y cuatro más como suplente. En esos mismos encuentros solamente pudo mover las redes en seis ocasiones y dio cuatro asistencias. Sin embargo, es la insignia de su equipo al ataque. Es innegable el bajón de juego que ha sufrido el canterano del América después de la fractura de cráneo que sufrió en noviembre del 2020 y sus números han ido a menos desde su mejor año que fue en la temporada 2019-2020, con 37 jugos como titular, 17 goles y seis asistencias.

Jiménez espera mantener su continuidad con la Selección para la Nations League de la Concacaf y poderse reencontrar con el gol (Foto de: KAMIL KRZACZYNSKI / AFP) (Photo by KAMIL KRZACZYNSKI/AFP via Getty Images)
Jiménez espera mantener su continuidad con la Selección para la Nations League de la Concacaf y poderse reencontrar con el gol (Foto de: KAMIL KRZACZYNSKI / AFP) (Photo by KAMIL KRZACZYNSKI/AFP via Getty Images)

El malestar de la Selección es general, y Javier Hernández tampoco se puede convertir en un salvador del equipo, pues ni siquiera se sabe si volverá a ser considerado por el entrenador nacional y tampoco aporta lo mismo que Raúl en la actualidad. La falta de gol de los delanteros nacionales se ha resuelto con anotaciones de otros jugadores que se agregan al ataque.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR I EN VIDEO:

Por estos viajes de terror nadie quiere al transporte público

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente