Rayados de Monterrey vivió sólo fue un espejismo y hoy enfrenta la realidad

Arturo Du Leon
·2 min de lectura

Se disputó una edición más del Clásico Regio entre los Tigres UANL y Rayados de Monterrey. En un partido parejo que no defraudó, donde hubo emociones, polémica y goles, el marcador final fue de 2-1 a favor de los felinos. Con esta victoria, el equipo de La Pandilla sumó su tercer descalabro consecutivo del certamen, situación que comienza a preocupar a los aficionados.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Una vez más los dirigidos por el entrenador Javier 'Vasco' Aguirre quedaron a deber en el terreno de juego. Fueron superados por el acérrimo rival y cayeron en desesperación al verse doblegados en el marcador cuando iban ganando por la mínima diferencia. Esto ha provocado las dudas de cara a la Fiesta Grande que está a semanas de iniciar.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su última victoria fue ante los Diablos Rojos del Toluca en la jornada 14, a partir de ahí, los regiomontanos comenzaron cuesta abajo. Perdieron por la mínima diferencia ante los Tuzos del Pachuca, cayeron 2-1 ante las Chivas del Guadalajara y ante el acérrimo rival por 2-1.

El mal desempeño ha provocado perder el tercer lugar de la competición, mismo que hasta hace algunas semanas era para ellos y que sólo una desatención provocaría que perdieran el puesto. Ahora, con el buen momento por el que atraviesan los Camoteros del Puebla, han caído hasta el cuarto lugar de la competición.

El delantero Rogelio Funes Mori. | Azael Rodriguez/Getty Images
El delantero Rogelio Funes Mori. | Azael Rodriguez/Getty Images

En la semana, los aficionados pidieron la cabeza de hombres que ya no aportan nada al club, señalando en particular al delantero colombiano Avilés Hurtado, quien sigue siendo de la entera confianza del 'Vasco' Aguirre y no ha rendido en el club regio. Es así como las aguas turbias en Monterrey no se han hecho esperar, todo parece un espejismo y el equipo ha sembrado más dudas que respuestas de cara a la liguilla.