Las razones por las que Arthur nunca llegó a brillar del todo en el Barcelona

Pablo Falcones
90min

En verano de 2018, el Barcelona hacía oficial la contratación de Arthur Melo. Bartomeu se traía a un joven brasileño procedente del Gremio por 31 millones de euros. Era un desconocido para la gran parte del público europeo y su fichaje estaba en duda, supeditado a la rápida adaptación y al brillo inmediato que se le pide a cualquier jugador que aterriza en Can Barça.


Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Pues Arthur sorprendió a muchos para bien y enseguida dejó ver que era un jugador que se adecuaba a la perfección al 'estilo Barça', tan extrañado en los últimos años por los seguidores azulgranas. Su inteligencia a la hora de jugar, su calidad con el balón y sus movimientos incluso llegaron a encandilar al mismísimo Messi: "No lo conocía mucho, y salvando las distancias, su estilo de juego me recuerda mucho al de Xavi"


No obstante, el brasileño nunca llegó a explotar del todo en el Barcelona. A pesar de su calidad, en estas dos temporadas no ha sido nunca titular indiscutible. La sobrepoblación de jugadores en el centro del campo azulgrana (Coutinho, Busquets, De Jong, Vidal, Rakitic, Riqui Puig,...) y las numerosas alternativas de las que han dispuesto tanto Valverde como Setién le han restado mucho protagonismo.


Otro de los factores que han influido en su falta de continuidad es su vida fuera de los terrenos de juego. En más de una ocasión, Arthur ha sido noticia por su vida nocturna y por acudir a eventos y fiestas que en ningún caso favorecían a su imagen. El mediocentro es un gran amigo de Neymar... y era un habitual de los famosos cumpleaños del jugador del Paris Saint Germain, además de coincidir con él en varios actos extradeportivos, generalmente de carácter festivo.


En varias ocasiones, este motivo estuvo relacionado con el tercero que le ha impedido convertirse en un intocable en Can Barça, algo a lo que estaba predestinado cuando llegó: las lesiones. En apenas dos temporadas ha sufrido la friolera de 9, la mayoría de ellas musculares, que le han hecho perderse 22 partidos. Una cifra nada despreciable.


Hasta la fecha, Arthur ha jugado 72 encuentros con la elástica azulgrana y es posible que ya no dispute ni uno más. Ayer se hacía oficial su traspaso a la Juventus a cambio de 72 millones de euros y en su lugar llegará un Pjanic más maduro y con menos tendencia a la fiesta y a las lesiones, algo a valorar en cualquier futbolista.


A sus apenas 23 años Arthur deja una buena sensación en su etapa como azulgrana, pero también la impresión de que podría haber dado mucho más. Se marcha una estrella rutilante que nunca legó a brillar del todo en el Barcelona.


Otras historias