¿Real Madrid o Barcelona? Qué equipo tiene más 'suerte' en los sorteos

La canción volverá a repetirse este próximo viernes cuando se sorteen los cuartos de final de la UEFA Champions League, las redes sociales arderán si el Real Madrid queda emparejado con el Leicester City, el rival con menos nombre, o si el Barcelona tendrá que verse las caras con el Bayern de Múnich.

Sin embargo cabe preguntarse si las quejas de los distintos aficionados son fundadas o infundadas. Los merengues han tenido suerte en algunas ocasiones al verse las caras con el Tottenham, el Galatasaray, el Apoel, el Schalke o el Wolfsburgo pero para ganar la Décima y la Undécima también han tenido que vencer al Bayern de Múnich o el Atlético de Madrid, los últimos verdugos de los culés en la competición. En muchos de esos años con cruces sencillos, los blancos ni siquiera alzaron el trofeo.

En 2014, los blancos ganaron el título tras hacer una triple escala en Alemania y eliminar al Schalke, el Bayern y el Borussia Dortmund. Estos dos últimos habían eliminado a los merengues en las dos ediciones anteriores y eran los dos finalistas de la edición de 2013, por lo que el camino no fue tan sencillo como cuenta la leyenda.


Sí tienen razón los culés al señalar el camino a la Undécima, donde el Real Madrid tuvo unos cruces plácidos hasta Milán, donde necesitó los penaltis para vencer al Atlético de Madrid. Roma y Wolfsburgo, a pesar de que necesitó remontar ante los alemanes, fueron rivales menores para un trasatlántico como el equipo madrileño. El City parecía la prueba más dura en las semifinales pero la lesión de Silva y la escasa experiencia de los ingleses en estas citas también dibujaron la imagen de que para el Madrid fue sencillo.

Por su parte, la última vez que el Barça ganó la máxima competición europea tuvo que ganar a los campeones de las cuatro grandes ligas, el Manchester City, el PSG, el Bayern de Múnich y la Juventus. Un camino realmente duro pero en otras ocasiones su eterno rival también tuvo que verse las caras con los italianos, los ingleses o los alemanes con resultados dispares.


No obstante, los caminos para alzar la orejona para los culés no siempre fueron tan complicados. Por ejemplo en 2011 tuvo un grupo que podría encajar en la Europa League y que formaban Copenhague, Rubin Kazan y Panathinaikos y en cuartos se enfrentó a otro club con poco historial como el Shakhtar antes de eliminar al propio equipo merengue en unas recordadas semifinales.

Algo parecido le pasó al Barcelona antes de ganar su segundo título en 2006. La fase de grupos le emparejó con Werder Bremen, Udinese y Panathinaikos y en cuartos de final tuvo otro cruce favorable ante el Benfica.

Lo cierto es que el nivel que han alcanzado el Real Madrid y el Barcelona en los últimos años ha provocado que cada eliminatoria de la máxima competición europea parezca fácil para los proyectos que capitanean Cristiano Ronaldo y Leo Messi. A veces hubo suerte y otras un camino duro en el que sencillamente fueron los mejores.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines