Pierden prácticamente la Liga pero el barcelonismo se lamenta de otra cosa: Cucurella

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Getafe's Spanish defender Marc Cucurella (R) challenges Real Madrid's Spanish midfielder Isco during the Spanish league football match Real Madrid CF against Getafe CF at the Alfredo di Stefano stadium in Valdebebas, on the outskirts of Madrid, on July 2, 2020. (Photo by GABRIEL BOUYS / AFP) (Photo by GABRIEL BOUYS/AFP via Getty Images)
El jugador del Getafe Marc Cucurella (derecha) intentando robar el balón a Isco, jugador del Real Madrid (Foto: GABRIEL BOUYS/AFP vía Getty Images)

En un día como hoy en el cual el eterno rival ha dado un golpe casi definitivo para ganar LaLiga, la afición culé escapa de los reproches a los suyos por sus últimas actuaciones y, ante el despliegue demostrado por una joya a la que se malvendió contra el Real Madrid, Marc Cucurella, el enfado coge un enfoque sorprendente.

La afición del Barcelona quedó tan impregnada del espíritu de su expupilo que eclipsó por completo el año en blanco que, a estas alturas, si la Champions League no salva, está punto de culminar. Cucurella demostró ser un pulmón, poniendo contra las cuerdas varias veces a Dani Carvajal, al que le costaba vencer hasta en el cuerpo a cuerpo, disciplina en la que el lateral derecho del Real Madrid es todo un especialista.

Tal ha sido el impacto del futbolista del Getafe que la indignación de los seguidores azulgrana, especialmente con los responsables de deshacerse del diamante en bruto de La Masia por cuatro ‘perras’, es una espina clavada en su corazón. Encima, no está el Barça mucho para presumir deportivamente.

Desde El País apuntan otras razones por las que se dice que el club azulgrana dejó salir al zurdo, más allá de la versión de ‘cuadrar cuentas’: “Cuentan en Sant Joan Despí que si el Barça fichó a Firpo en vez de promover a Marc Cucurella, en buena parte fue por su exceso de entusiasmo. Un día de 2017 le subieron a entrenar con el primer equipo y el noi de Alella se emocionó tanto que en su intento por recuperar balones, sin darse cuenta repartió patadas a troche y moche. Messi fue uno de los afectados”.

¿Será la verdad?

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente