Por qué es absurdo repetir que el Real Madrid solo gana con épica

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·5 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Luka Modric y Karim Benzema son dos de los mejores futbolistas del mundo. Foto: REUTERS/Javier Barbancho
Luka Modric y Karim Benzema son dos de los mejores futbolistas del mundo. Foto: REUTERS/Javier Barbancho

Todos los equipos asumen las narrativas que complacen a sus aficionados. El Barcelona se ha convencido de que monopoliza el "buen juego" y asocia todas sus victorias a la ocupación correcta de espacios, el pase rápido y la fe en "el modelo". Todo lo que sea desviarse de estas premisas es recibido con desdén, prejuicio y fatalismo. Al Madrid le gusta la épica, el Bernabéu hasta arriba gritando como loco, los jugadores con la silla al aire, la comunión entre grada y campo, el gol inesperado tras jugar mucho peor que su rival... Cuando el Madrid juega bien y gana, el madridista disfruta; cuando parece que juega peor y aun así se las arregla para conseguir el triunfo, el madridista directamente se siente en casa, orgulloso, feliz por pertenecer a ese club y no a ningún otro.

Ahora bien, todo esto son narrativas. El Barcelona gana con cabezazos de Luuk de Jong en el descuento... igual que el Madrid gana por calidad, y no por arrestos, la gran mayoría de los partidos. Pongamos como ejemplo el de este martes contra el Chelsea. De entrada, la clave del partido y de la eliminatoria está en que el Madrid había ganado 1-3 en Stanford Bridge. No lo olvidemos. Con algún fallo rival, por supuesto, porque para eso juegan dos equipos, pero con un fútbol muy solvente y un delantero sublime: Karim Benzema. Si el Madrid tiró de "épica" del minuto 80 en adelante del partido de vuelta fue porque llegó vivo hasta ese instante sin una dosis excesiva de coraje y sí de saber jugar a esto. Saber competir al máximo nivel.

Incluso lo que pasó del 80 en adelante no se puede explicar únicamente por la épica. Es indudable que el Real Madrid es un equipo que, por tradición, no se rinde nunca. Un equipo que siempre cree incluso en sus peores momentos. Ahora bien, eso no basta. Nadie se rinde cuando está a un gol en su campo de pasar a semifinales de la Champions. Casi nadie, vaya, porque el Barcelona sí ha dado muestras sobradas al respecto. La mentalidad del Madrid como equipo y como institución es envidiable, pero, insisto, de por sí eso no basta. Si fuera tan fácil como creer en el triunfo para conseguirlo, el deporte se convertiría en un gigantesco libro de autoayuda new age.

El Madrid ganó al Chelsea porque tiene unos jugadores sensacionales... y sin esos jugadores ya puedes tirar de lo que quieras. Lo ganó porque Modric es uno de los cinco mejores jugadores de la década, con Balón de Oro incluido. Lo ganó porque Benzema supo rematar a la perfección un centro algo bajo de Vinicius. Le ganó porque el propio Vinicius supo remontar la línea de fondo y buscar el hueco entre los centrales... y lo ganó porque Camavinga jugó un partido sensacional desde su cambio por Kroos, lo que nos lleva a otra cuestión: la impresión de que el aficionado madridista siempre cree que su entrenador es un inútil... salvo que ese entrenador sea Mourinho.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Igual que la fe en los entrenadores no tiene límites en el Barcelona siempre que cumplan con los protocolos -pura narrativa, ya lo hemos dicho, al final son los jugadores los que sacan a un equipo de la mediocridad o lo hunden en ella-, en el Bernabéu todos los técnicos están bajo sospecha: Zidane era un inútil y un vago, Ancelotti es un anciano que no se entera de nada. Entre ambos, dando por hecha la de este año, han ganado tres ligas. Además, como si nada, se han llevado cuatro Champions. ¿Todo por épica? No, porque tenían unos equipazos tremendos muy bien gestionados.

En el momento clave del partido de ayer, ¿qué hace Ancelotti? Cambiar a Kroos por Camavinga y a Rodrygo por Casemiro. A los dos minutos, la eliminatoria estaba empatada. ¿Qué hizo para afrontar la prórroga? Se inventó a Carvajal de central y apostó por la anarquía de Marcelo, un jugador con enormes limitaciones en esta última fase de su carrera, pero aún imprevisible e indetectable para el equipo rival con sus continuas y en ocasiones alocadas subidas por la banda que tantas victorias han dado al Madrid a lo largo de estos últimos quince años y pico.

¿Y por qué sale bien la cosa? ¿Por bemoles, por épica, por coraje? Bueno, algo de eso hay, pero sobre todo por fútbol. Porque Courtois se inventa un par de paradas imposibles. Porque Modric regala un pase único a un Rodrygo que sabe empalar la pelota y mandar a la red. Porque Camavinga empieza a aportar jerarquía en el medio campo... desde el estilismo y la calidad que rezuma, una especie de Fernando Redondo más perfilado físicamente. Porque Benzema es uno de los claros favoritos al próximo Balón de Oro y porque la defensa que se inventa Ancelotti funciona. ¿Suerte? Con suerte, se gana una Champions en un córner. Las tres siguientes no pueden ser suerte. Mucho menos las diez semifinales en doce años.

No hay nada de "increíble" o de "esotérico" en los éxitos del Madrid en Europa. No se puede sostener a la vez que Courtois es el mejor portero del mundo, que Modric es el mejor mediocampista y que Benzema es el mejor delantero... y que, cuando los tres están en el campo, ganan poco menos que por chiripa. Me recuerda a cuando todos los éxitos de Nadal se atribuyen a su coraje. Sí, el coraje está, pero el coraje te lleva hasta donde te lleva. A partir de ahí, lo que cuenta es tener jugadores diferenciales. Lo que tiene el Madrid más allá de las narrativas.

Vídeo | Ancelotti: "Más se sufre, más soy feliz"

Otras historias que también te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente