Un Real Madrid contra las cuerdas pero con mucha fe

Adrian Marcos
·2 min de lectura

El conjunto blanco salvó un punto sobre la bocina frente al Borussia de Mönchengladbach en un ejercicio de fe que Casemiro ilustró mejor que nadie. Precisamente eso, fe en el equipo, es lo que van a tener que mostrar los aficionados del Real Madrid de cara a esta fase de grupos de la Champions League que se ha puesto muy cuesta arriba para los suyos.

Tras las dos primeras jornadas, los de Zinedine Zidane ocupan la última plaza con solo un punto por culpa de la derrota en casa ante el Shakhtar Donetsk y el empate de ayer en Alemania, dos resultados que se agravan cuando el rival más fuerte del grupo aún está por venir. Los merengues recibirán la semana que viene al Inter de Milán en el Alfredo Di Stéfano y viajarán a Italia dentro de un mes en lo que, esta vez si, serán dos finales que decidirán el devenir del equipo en Europa.

Casemiro y Sergio Ramos dieron aire al Real Madrid con el empate | DeFodi Images/Getty Images
Casemiro y Sergio Ramos dieron aire al Real Madrid con el empate | DeFodi Images/Getty Images

Por suerte para el Real Madrid, los resultados de los otros partidos le han acompañado, pues tanto el Inter-Borussia como el Shakhtar-Inter terminaron en empate, lo que ha impedido a ningún rival sacar una ventaja amplia. Los ucranianos lideran el grupo con cuatro puntos y tanto alemanes como italianos se encuentran con dos, algo que debe tranquilizar al madridismo, pero despertar una motivación extra a los futbolistas.

El precedente del pasado curso también acompaña a los blancos, que a estas alturas también sumaban un solo punto tras caer en París y empatar ante el Brujas en casa. El Real Madrid supo reponerse a costa del Gatalasaray y levantar el vuelo para sumar diez de los doce puntos restantes, pero el Inter de Milán no es el conjunto turco y la situación se antoja más delicada.

El Real Madrid tiene mucho que pulir, pero fe de sobra para creer | Lars Baron/Getty Images
El Real Madrid tiene mucho que pulir, pero fe de sobra para creer | Lars Baron/Getty Images

La sensación actual es que los de Zidane tienen que cambiar varias cosas, empezando por superar la sequía goleadora de algunos de sus hombres, y que, por mucho que superen esta fase de grupos, no tienen ni el equipo ni el nivel para competir contra los actuales 'cocos' del continente. Este Real Madrid no convence con su juego y la pérdida de calidad en la plantilla tampoco ayuda.

Los únicos brotes verdes que tienen ahora mismo los merengues son la vuelta de Hazard, que ayer estuvo bien el tiempo que jugó en su regreso, y el gran nivel que está mostrando Fede Valverde. Sin embargo, el técnico galo aún tiene muchas cosas que pulir si no quiere que se le escape la Champions League en solo tres semanas. Mientras tanto habrá que ponerle fe.