La derrota del Real Madrid da vida a un Barça hundido

Yahoo Deportes

El fútbol es un estado de ánimo, que decía Valdano, y el Madrid ha permitido que al Barça no se le hunda. Cuando peor le están yendo las cosas a los culés, en medio de una crisis institucional que no se recuerda desde la época de Gaspart, la derrota blanca en la Copa desvía la atención, justo lo que menos le conviene. Cayó también el Barça, pero una victoria blanca hubiera agravado mucho más la situación que vive la entidad culé.

Zidane mantuvo su política de rotaciones habituales en la Copa, con una mezcla de titulares y suplentes que no pudo salir peor. Areola hizo un pésimo partido que hizo añorar a Courtois, Militao fue superado totalmente por Isak, el centro del campo estuvo huérfano en defensa sin Casemiro y en la derecha desentonó Brahim, tan voluntarioso como fallón. De Marcelo solo cabe destacar que ya es definitivo, el puesto de titular no es suyo, Mendy está a día de hoy a años luz por su fiabilidad defensivo, algo que se echó mucho en falta ante la Real.

Los jugadores del Real Madrid se lamentan tras la derrota ante la Real Sociedad (REUTERS/Susana Vera).
Los jugadores del Real Madrid se lamentan tras la derrota ante la Real Sociedad (REUTERS/Susana Vera).
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Fue una apuesta arriesgada la de Zidane, y lo pagó no solo con su eliminación, que no es poco, sino con ese aire extra que recibe al Barça, que se llevaría muchísimos más palos y presión con los blancos manteniendo su racha de seguir invicto y en las semifinales de la Copa.

Aun con todo, no conviene perder la perspectiva. Se están haciendo muchas cosas bien ahora en el Real Madrid y caer en la Copa no es un drama, más con la Supercopa en el bolsillo y el liderato de la Liga bien amarrado.

Lo importante ahora es centrarse en el torneo doméstico, no fallar cuando no se debe y no dar aire a un Barça que está mal, muy mal, peor aún de lo que parece. Si se sigue apretando, se mantiene el ritmo, los azulgrana acabarán cayendo en su propia depresión.

Otras historias que te pueden interesar:

Otras historias