El Real Madrid todavía no es favorito para ganar la Liga

Miguel A. Sánchez
·3 min de lectura

El Real Madrid ha ganado el Clásico contra el Barcelona. Los blancos brillaron en la primera parte y decidieron el partido con dos tantos. El primero de Benzema con un remate de tacón al primer parte, ejecución de muchísima clase, y el segundo de Kroos en un lanzamiento de falta tras rebotar en la espalda de Sergiño Dest y la imposibilidad de Jordi Alba para despejar el balón que llegó a tocar con la cabeza. El Barcelona recortó distancias con un gol de Mingueza en la segunda mitad y estuvo a punto de empatar con un larguero de Illaix, pero finalmente perdió. Ahora, el Real Madrid es líder, empatado a puntos con el Atlético de Madrid, que juega hoy contra el Real Betis.

Las campanas se han alzado al vuelo y la euforia ha construido un flujo de ilusión entre Valdebebas, el Santiago Bernabéu, la M-40 y toda la parte norte de Madrid, con epicentro en las torres Kio y Chamartín. Sin embargo, existe una fuerza atrayente en el este y el oeste de Madrid. Al oeste, al borde del Manzanares, con paradas de metro de Pirámides y Marqués de Vadillo, muestran toda su fuerza las ruinas del Vicente Calderón, las gradas que todavía resisten a la demolición y son un símbolo de nostalgia atlética. Al este, pasando Canillejas, el Metropolitano, su nombre comercial generan se unen como un imán al Calderón para derribar las Kio con el ki colchonero. Y es que, si hoy el Atlético de Madrid gana al Real Betis, los rojiblancos serán líderes, tres puntos por delante del Real Madrid.

Restos del Vicente Calderón | Juan Naharro Gimenez/Getty Images
Restos del Vicente Calderón | Juan Naharro Gimenez/Getty Images

Existen muchas razones por las que nombrar al Real Madrid como favorito, pero también hay otras tantas por las que los blancos no son el equipo más capaz de ganar la competición. La primera y principal son las tensiones y los partidos. Los blancos tienen que compaginar la batalla por la Liga con la guerra por la Champions. Tienen que viajar a Anfield y, muy seguramente, a Stamford Bridge, antes de llegar a la final. ¿Podrán no tener ningún bajón en las dos competiciones? Además, recordemos que, mientras tanto, el Atleti solo piensa en el título liguero.

Más allá de los partidos, no hay que olvidar al propio Atlético de Madrid, que por Concha Espina parece que se les ha olvidado que sus vecinos también juegan. Los rojiblancos fueron el mejor equipo de la primera vuelta y llegaron a parecer invencibles. Han bajado el nivel y han perdido puntos, pero por la leyenda. Si el Atlético de Madrid hubiera ganado la Liga con tal superioridad, la denominación de ‘el pupas’ hubiera desaparecido para siempre. Y ya sabemos lo que gusta a un atlético presumir de sufrimiento.

Así, la focalización del fútbol español en Real Madrid y Barcelona da como favorito a los blancos para la Liga por haber ganado el partido contra el segundo. Se olvidan del líder. No consiguen mirar más allá de sus narices y los dos gigantes. Han conseguido quitarle el cartel al Atlético de Madrid. Justo lo que el Cholo quería. Ahora sí. El conjunto rojiblanco, desde el silencio y con el sufrir, está preparado para asaltar el campeonato regular nacional del fútbol español.