Real Madrid: Gareth Bale y las pitadas más sonadas del Santiago Bernabéu

El galés fue reprendido por la pancarta que mostró con Gales pero no es la única figura que ha vivido un desencuentro con la grada de Chamartín.
El galés fue reprendido por la pancarta que mostró con Gales pero no es la única figura que ha vivido un desencuentro con la grada de Chamartín.

Gareth Bale no marcó pero el jugador galés se convirtió en uno de los protagonistas indiscutibles de la victoria del Real Madrid por 3-1 frente a la Real Sociedad. El atacante sólo jugó en la segunda parte pero el Santiago Bernabéu estaba esperando su entrada para dedicarle una pitada histórica para reprenderle por la pancarta que mostró el pasado martes tras clasificarse con Gales para la Euro 2020.

La parroquia merengue no pasó por alto la pancarta "Gales. Golf. Madrid, in thar order" con la que posó tras vencer a Hungría en Cardiff y se lo hizo saber con una pitada histórica, un episodio más entre los desencuentros cada vez más habituales entre el jugador galés y la grada, que no ha encontrado en él el líder que esperaba entre lesiones, bajo rendimiento y algunos episodios polémicas fuera del campo como este.

Sin embargo, Bale no es ni la primera ni la última estrella merengue que sufre los pitos de la grada madridista. Por ejemplo en los últimos meses fueron silbados el capitán Sergio Ramos en 2018 en un partido ante el Valladolid y se reivindicó después marcando. Unas semanas después, Isco fue silbado y se encaró con la grada en el partido de la Champions ante el CSKA de Moscú.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Precisamente el perfil de futbolista de Isco ha sido uno de los que más pitos se ha llevado en el Bernabéu, el futbolista sobrado de talento pero al que el Bernabéu le pedía a veces más garra y entrega. De esa forma, estrellas de la historia blanca como Martín Vázquez, Míchel o Butragueño fueron silbadas. También le pasó a Zidane cuando en sus primeros partidos como merengue en la temporada 2000-2001 no estuvo del todo acertado.

También Cristiano Ronaldo se enfrentó con la grada blanca en algunos partidos después de que la afición del Real Madrid le recriminara su actitud en algunos encuentros y él respondiera no celebrando los goles con la afición. Todos ellos fueron episodios aislados dentro de una relación de amor casi a diario. A otras dos leyendas blancas como Casillas en 2014 o Di Stéfano también les silbaron al entender la grada que habían empezado su declive futbolístico aunque el portero demostró después en el Porto que aún tenía mucho fútbol que dar.

Bale se une a esta larga lista pero parece que su reconciliación será más complicada que la de otro de ls jugadores citados, ya que en su caso muchos aficionados entienden que llueve sobre mojado. Zidane ya pidió en verano que se marchase aunque ahora le esté dando oportunidades y parece que entre la afición cada vez más gente le ha bajado el pulgar.

Otras historias