Isco, ni un minuto más

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Isco es, con permiso de Odriozola, ahora mismo el peor jugador del Real Madrid. Es curioso el caso del malagueño, como ha pasado de ser el líder de un nuevo proyecto hace poco más de un año de la mano de Julen Lopetegui a un jugador cuyo rendimiento no es ya que sea sospechoso sino que resta más que suma. Y pocas cosas hay más graves que eso.

La ira del madridismo se centra en demasiadas ocasiones en sospechosos habituales como Lucas Vázquez, al que nadie le niega el esfuerzo pero del que se piensa que no le da para jugar tantos minutos, o en Sergio Ramos, un capitán disperso y con tendencia a la relajación y a los excesos de confianza que pasan factura. También se habla constantemente sobre la portería, y con razón viendo a un Courtois que jamás es el héroe.

Pero es curioso cómo ha desaparecido el debate en torno a la figura de Isco. Un jugador con una repercusión mediática espectacular y que ha gozado del favor de la prensa durante años. En la eterna controversia sobre si debía jugar él o Bale no había color, la grandísima mayoría del periodismo reclamaba la presencia del malagueño y mostraba su indignación cada vez que no jugaba de inicio un partido.

El debate ha desaparecido porque no interesa y no interesa porque el estado de forma es lamentable. Es probable que desde aquel 3-0 a la Roma hace ya más de un año en el que Isco parecía erigirse en el nuevo líder del Real Madrid no se haya visto ni un solo buen partido del de Arroyo de la Miel. Y ese es un dato durísimo del que nadie escapa. Sus defensores callan y desvían la atención, los que le estaban esperando desde hace mucho tiempo han saltado sobre el cuello del andaluz.

Soccer Football - La Liga Santander - RCD Mallorca v Real Madrid - Iberostar Stadium, Palma, Spain - October 19, 2019   Real Madrid's Isco in action with Mallorca's Iddrisu Baba and Takefusa Kubo        REUTERS/Javier Barbancho
Isco, presionado por Baba y Kubo (REUTERS/Javier Barbancho)

Es por ese desastroso rendimiento por lo que no se entiende cómo Zidane le dio la titularidad en Mallorca. Cada vez que había jugado esta temporada había sido el peor jugador del equipo y en Son Moix no lo fue porque Odriozola estuvo aún más desastroso. Triste consuelo.

Es el suyo un caso raro, pues no se acaba de entender cómo ha pasado de ser un jugador determinante en las Champions del Madrid y de discutirle el puesto a Bale a ser un futbolista intrascendente, una fuente inagotable de pérdidas de balón en el centro del campo que penaliza con dureza a su equipo.

Isco no es ya que no esté titular para el Real Madrid, es que no está para jugar ni un minuto más. Quizás la explicación esté en su estado físico, pero más de un año de rendimiento lamentable no se puede permitir ni en el más talentoso de los jugadores. Su época ya ha pasado.

También te puede interesar:

Isco y Marcelo: el esfuerzo cuando interesa no es de buen profesional

Al César lo que es del César: ZIdane insistió y le salió bien

El ‘Madrid B’ reclama su hueco: suplentes que no quieren ni deber ser suplentes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente