El Real Madrid y el Manchester City, dos maneras diferentes pero igual de solventes de pasar a cuartos de Champions

Pablo Falcones
·2 min de lectura

Terminó el tercer día de eliminatorias de octavos de la Champions League y hoy tampoco hubo sorpresas. Real Madrid y Manchester City hicieron buenas como locales las ventajas que traían de la ida y se unen a los cuatro equipos que de momento ya estaban allí. Cinco de los seis conjuntos clasificados, por cierto, habían acabado primeros la fase de grupos. Sólo ha fallado la Juventus.

Los dos ganaron con bastante solvencia, aunque también es verdad que de manera bien distinta. Por una parte, el City, que venía con un 0-2 de Alemania, se impuso en el Puskas Arena de Budapest al Borussia Monchengladbach. Los de Guardiola plasmaron muy rápido su superioridad, y en el minuto 18 ya ganaban 2-0 gracias al golazo de De Bruyne y a otro de Gundogan. A partir de ahí el equipo levantó el pie del acelerador y el marcador no se movió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, el Real Madrid fue de menos a más. Salió con una defensa de 5 por la ausencia de Casemiro y la Atalanta le puso en alguna complicación en el comienzo del partido. A medida que Kroos y Modric fueron creciendo lo hizo el equipo. Fue el croata quien aprovechó un mal despeje de Sportiello para regalarle el 1-0 a Benzema.

En la segunda parte empezaron con el ánimo de sentenciar y la jugada les salió perfecta. Una jugada rápida de Vinicius, mejor que otros días (salvo en la definición), acabó en penalti que transformó Ramos. A pesar del golazo de falta de Muriel al final, Asensio marcó y sentenció el partido un minuto después. Triunfo diésel, pero merecido y solvente donde los haya.

Real Madrid v Atalanta - UEFA Champions League Round Of 16 Leg Two | Angel Martinez/Getty Images
Real Madrid v Atalanta - UEFA Champions League Round Of 16 Leg Two | Angel Martinez/Getty Images

En definitiva, los dos grandes que hoy eran favoritos cumplieron con los pronósticos y son nuevos equipos de cuartos de final. Una ronda a la que el Real Madrid no llegaba desde 2018, también con Zidane de entrenador. Ahora sólo quedan miuras en la competición, que será a cara de perro en cada uno de los cruces que se sortearán el viernes en Nyon. Suerte para todos.