La plantilla del Real Madrid conoce muy bien el Estadio Alfredo Di Stefano

Alfonso Duro
·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - JANUARY 05:  Head coach Zinedine Zidane (R) of Real Madrid greets Sergio Ramos before a training session at Estadio Alfredo Di Stefano on January 5, 2016 in Madrid, Spain.  (Photo by Angel Martinez/Real Madrid via Getty Images)
Angel Martinez/Real Madrid via Getty Images

El Real Madrid continúa preparando su vuelta a la actividad deportiva con la intención de poder competir en las mejores condiciones cuando la competición pueda reanudarse.

Más allá de la preparación de sus jugadores y la recuperación de jugadores clave como Marco Asensio o Eden Hazard, desde el club han decidido que lo que resta de temporada, como se deberá jugar sin público, se dispute en el estadio Alfredo Di Stefano. La casa del Real Madrid Castilla será el lugar donde la primera plantilla intente el asalto final a una de las ligas que más se recordarán en la historia.

Aunque en principio el disputar los partidos que restan de la competición en un estadio que no sea el Bernabéu —se aprovechará este tiempo para adelantar las obras en el coliseo blanco— pueda quitar algo de colmillo a la impresión que causa a los rivales jugar en un campo con tanta historia, lo cierto es que buena parte de la plantilla merengue ya saben lo que es jugar en el Di Stefano. Para un club tan arraigado en su cantera, tal vez jugar en el mismo terreno de juego donde se curten sus figuras del futuro pueda arengar a los miembros de la primera plantilla a dar lo mejor de si mismos y terminar por conquistar la liga.

Para ocho jugadores del Real Madrid, los partidos en el Di Stefano serán muy especiales. Desde Dani Carvajal, que pudo la primera piedra en la construcción de Valdebebas, hasta Nacho, Lucas Vázquez y Mariano, que bregaron por prácticamente todas las categorías del club hasta alcanzar la gloria, hasta los casos más fugaces de Casemiro, Valverde, Vinicius o Rodrygo, todos saben lo que es cambiarse en el vestuario del estadio del segundo equipo blanco, el frio de las tardes lluviosas de sábado en Madrid jugando ante cinco mil espectadores, y la especial acústica de un campo que sólo tiene gradas a lo largo de los laterales pero no en los fondos.

MADRID, SPAIN - JULY 15: Casemiro (L) and Daiel Carvajal of Real Madrid attend the team medical before a training session at Valdebebas training ground on July 15, 2013 in Madrid, Spain.  (Photo by Angel Martinez/Real Madrid via Getty Images)
Angel Martinez/Real Madrid via Getty Images

Para todos ellos será especial este final de temporada, sin duda, sobre todo para un Mariano que estaba de dulce cuando llegó el parón por culpa del COVID-19, y que en su etapa en el Castilla marcó 22 goles en el estadio Di Stefano, el segundo máximo goleador histórico en el campo tras Morata.

Pero no serán solo los canteranos los que reaviven sus recuerdos del estadio del filial si se acaba por confirmar que será la casa del Real Madrid para lo que queda de liga. Sergio Ramos y Zinedine Zidane también tendrán su batallita que contar. Ambos formaron parte del equipo que puso en liza Juan Ramón López Caro en mayo de 2006 para enfrentar al Stade Reims en el partido inaugural del estadio. Zizou preparaba su adiós al Real Madrid y al fútbol, aunque todavía disputaría un Mundial excelso en Alemania antes de colgar las botas. Sergio Ramos, por su parte, ya se postulaba como uno de los futuros líderes del equipo, e incluso abrió el marcador en aquella victoria por 6-1 ante el mítico club francés.

Ni falta hace decir que tras un año y medio como entrenador del Castilla, para Zidane estos partidos significarían una gran dosis de nostalgia.

Visto así, quizás la idea del Real Madrid de jugar lo que queda de competición en el Di Stefano acabe siendo magnífica, emotiva para gran parte de la plantilla y quién sabe si hasta decisiva en un año del que se hablará por el resto de los días.

Más historias que te pueden interesar: