El Real Madrid va en serio

Madrid, 30 nov (EFE).- El Real Madrid afianzó la mejoría que ha mostrado en las últimas jornadas con un triunfo laborioso en Mendizorroza, ante el Alavés, que fortaleció las pretensiones del plantel de Zinedine Zidane que va en serio a por LaLiga.

A la espera de la sentencia que dicte el Wanda Metropolitano el domingo, en el capítulo final de la decimocuarta jornada con el duelo entre el Atlético Madrid y el Barcelona, el Real Madrid se instala en la cima de la clasificación con tres puntos de margen respecto a los azulgrana y seis sobre los rojiblancos. Entre ambos, el Sevilla, que recibe al Leganés, o la Real Sociedad, que sigue a lo suyo.

El conjunto donostiarra goleó en el derbi ante el Eibar (4-1) en una sesión que consolidó la mejoría del Betis, vencedor en Mallorca (1-2). Mientras, el duelo valenciano acabó del lado del cuadro de Albert Celades que acrecentó el bajón del Villarreal (2-1).

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El Real Madrid salió reforzado de su visita a Vitoria. Sacó los tres puntos de un campo incómodo, donde es habitual el tropiezo visitante. Ante un adversario engorroso y en una tarde de perros. Viento e incesante lluvia.

No fue la versión brillante de muchos de los minutos ante el París Saint Germain ni con la suficiencia de Ipurúa contra el Eibar o la del Bernabeu frente a la Real Sociedad. Fue una interpretación distinta. De compromiso y responsabilidad.

No desniveló la puja el Real Madrid, que acumula ya tres victorias seguidas en LaLiga, hasta la segunda mitad. Fue en realidad ahí cuando se rompió el duelo espeso y plano que abarcó la parte inicial. Una acción a balón parado culminada por Sergio Ramos mostró al equipo de Zidane el camino del triunfo.

Ramos mostró su cara B. Un penalti innecesario transformado por Lucas Pérez puso el empate otra vez, hasta que el empeño visitante, reflejado con una irrupción de Isco y su remate al poste y el rechace aprovechado por Dani Carvajal, devolvieron la ventaja a los blancos para amarrar el triunfo final (1-2).

El Real Madrid se adueñó provisionalmente de la cabeza de la tabla a la que se acerca la Real Sociedad, situado, también de momento, en la cuarta plaza a expensas del resultado del Atlético Madrid frente el Barcelona.

La Real Sociedad arrebató transitoriamente la cuarta plaza al Atlético, a la espera de su partido ante el Barcelona, tras golear a un Eibar que se durmió después del descanso y que encajó dos goles en los primeros minutos de la segunda parte que echaron por tierra sus opciones.

Un nuevo recital del noruego Marin Odegaard dirigió al éxito al conjunto de Imanol Alguacil, que se recompuso tras la derrota de la semana pasada en el estadio Santiago Bernabeu.

Fue el francés Robin Le Normand, que tuvo que sustituir al inicio del partido a Aritz Elustondo, el que abrió el partido que equilibró después Pape Diop. El inicio de la segunda parte marcó el derbi guipuzcoano. Especialmente el gol que anotó nada más empezar Mikel Oyarzábal.

Odergaard mandó y marcó el ritmo del partido que sentenció William José. El noruego puso el broche a su actuación al cerrar el marcador y la goleada de la Real que acentúa las dudas de su vecino, que encajó su tercera derrota seguida y que sigue amenazado por el descenso.

El Valencia sigue en su empeño de encontrar su camino en la competición. Tras la derrota en el Benito Villamarín contra el Betis el domingo pasado se reencontró con la victoria en el derbi valenciano en el que acentuó, de paso, el bache de su adversario, el Villarreal.

El equipo de Albert Celades prolongó la buena imagen que mostró ante el Chelsea en la Liga de Campeones en el choque frente a su vecino que encarriló Rodrigo Moreno cuatro minutos antes del descanso. Pero al inicio de la segunda parte, el cuadro de Javier Calleja, que había fallado un penalti en la primera parte lanzado por Gerard Moreno, empató gracias al camerunés Andre Zambo Anguissa.

El empeño del Valencia tuvo premio. En pleno acoso local Ferrán Torres anotó el gol del triunfo que arrima a su equipo a los primeros puestos y acentúa la caída del Villarreal, que acumula cuatro derrotas y un empate en sus últimos cinco partidos.

Mientras el Valencia se aproxima a Europa el Villarreal cae en una clasificación en la que le supera el Betis, aparentemente recuperado tras un inicio de curso decepcionante. En Son Mox acentuó su mejoría el equipo de Rubi. Salió de Palma con los tres puntos (1-2) y se aleja de los últimos puestos.

Fue el segundo triunfo consecutivo de la temporada del cuadro bético sellado con los goles de Joaquín, de penalti, y del francés Nabil Fakir, ambos en la primera parte, acompañados por la soberbia actuación del portero Joel Robles, que protagonizó paradas prodigiosas que sostuvieron a su equipo.

El meta evitó un marcador mejor para el Mallorca, que solo vio puerta desde los once metros, gracias a Lago Júnior, en la reanudación, que deja al cuadro balear a orillas de la terna de descenso. Un punto solo le separa del antepenúltimo, el Celta, que no pasó del empate sin goles en Balaídos, frente el Valladolid, en el choque que el viernes abrió la jornada.

Santiago Aparicio

Otras historias