Al Real Madrid se le complica la portería

Alfonso Duro
·5 min de lectura
MADRID, SPAIN - FEBRUARY 06: (BILD ZEITUNG OUT) Goal Keeper Alphonse Areola of Real Madrid controls the ball during the Copa del Rey match between Real Madrid and Real Sociedad at Estadio Santiago Bernabeu on February 06, 2020 in Madrid, Spain. (Photo by DeFodi Images via Getty Images)
DeFodi Images via Getty Images

Si de algo pueden estar contentos los aficionados madridistas esta temporada es de que Thibaut Courtois por fin se haya asentado en la portería. El hombre que llegó para desbancar a Keylor Navas tras proclamarse el mejor portero del pasado mundial tuvo un aterrizaje doloroso en el equipo. Sus actuaciones dejaron mucho que desear y se llegó a dudar de su capacidad para manejar la presión que conlleva ser el portero titular del Real Madrid.

Sin embargo este año todo ha sido diferente. La salida de Navas hacia París trajo consigo la cesión de Alphonse Areola, un buen portero, pero que no compite la titularidad de Courtois como hacía el tico. Tal vez fuera esa disyuntiva y la continua rotación del año pasado lo que evitó que viéramos la mejor versión del belga en su temporada del debut como jugador merengue, porque lo cierto es que en cuanto ha sentido la confianza de su entrenador se ha convertido en un jugador capital para los blancos.

Este año, Courtois ha sido protagonista en todas las grandes noches del equipo, sobresaliente sobre todo en la consecución de la Supercopa de España, pero también en el último Clásico, o en los derbis disputados ante el Atlético de Madrid. Ni que decir que, de no haber sido por sus intervenciones, el 1-2 parcial que se llevó el Manchester City del Bernabéu hubiera sido mucho más abultado.

Pero más allá de lo que ocurra este año con el final de liga, al conjunto merengue se le presenta una situación complicada de cara a la temporada que viene en lo que se refiere al segundo portero de la primera plantilla.

LA CORUNA, SPAIN - JANUARY 16: Luca Zidane of Racing de Santander reacts during the La Liga Smartbank match between Deportivo de La Coruna and Racing de Santander at Abanca Riazor Stadium on January 16, 2020 in La Coruna, Spain. (Photo by Quality Sport Images/Getty Images)
Quality Sport Images/Getty Images

Porque si la portería está más que cubierta con Courtois, el puesto de portero suplente no está para nada claro. Las opciones ahora mismo, por un motivo u otro, no convencen a nadie.

Areola, que llegó cedido por el PSG, ha dejado alguna buena actuación, pero el día que más presión tuvo, en la Copa del Rey ante la Real Sociedad, encajó cuatro goles y en más de uno pudo hacer algo más. En el club ha encajado bien, pero no se entendería mucho una inversión en un portero de 27 años, cuando por detrás vienen otros que deberían tener su oportunidad y ya pertenecen al club.

Los dos casos más claros son los de Andriy Lunin y Luca Zidane. Ambos tienen 21 años, ambos están cedidos en segunda división, y ambos tienen tanto potencial como dudas crean en la zona noble del Bernabéu.

El ucraniano llegó hace dos veranos y días después de firmar se proclamó campeón Sub-20 con su selección. De él se esperaba que estuviera una o dos temporadas cedido y recabando minutos de juego, para luego volver como un portero consagrado en clubes de mitad de tabla y servir así de escudero de Courtois. El problema en su caso es que el año pasado en el Leganés apenas jugó las primeras rondas de la Copa de la Rey hasta que el equipo pepinero quedó eliminado y un par de encuentros en Liga (siete en total), y en el arranque de la presente temporada no llegó a debutar en Liga con el Valladolid y sólo jugó los dos primeros partidos de la Copa. Por eso el club decidió cederle al Oviedo, donde debutó con una gran pifia, pero al menos estaba jugando de manera asidua hasta que se confirmó el parón de la competición.

Será difícil que el club apueste por él el año que viene, pero en realidad, es tal vez la mejor opción.

Luca Zidane, el segundo hijo del entrenador, es el tercero en discordia. El año pasado fue el tercer portero del Real Madrid por su negativa a salir cedido. El puesto normalmente reservado para uno de los porteros de la cantera, quedó reservada de manera fija para Luca, quien no llegó a disfrutar de minutos en la temporada hasta que su padre regresó al equipo y le hizo debutar ante el Villarreal.

GIRONA, SPAIN -January 26:   Goalkeeper Andriy Lunin #25 of Oviedo makes a save during the Girona V Real Oviedo, La Liga second division regular season match at Municipal de Montilivi on January 26th 2020 in Girona, Spain. (Photo by Tim Clayton/Corbis via Getty Images)
Tim Clayton/Corbis via Getty Images

Esa imposición por parte del entrenador no gustó mucho y causó cierto recelo en el vestuario. Al fin y al cabo, era el segundo vástago que hacía debutar Zizou en la primera plantilla madridista, sin que ninguno de los dos haya destacado realmente en sus respectivas carreras profesionales.

Luca ha jugado ya alrededor de 30 partidos con el Racing de Santander este año, lo que le brinda una experiencia que de momento Lunin no tiene, pero será difícil que se le permita volver a la plantilla merengue de segundo portero con tan corto bagaje y teniendo en cuenta las ampollas que su presencia en Valdebebas podría levantar.

Por eso el club se ve en una difícil tesitura. Invertir en un portero de garantías para suplir cualquier eventualidad de Courtois sería una losa sobre los talentos que vienen por detrás en La Fábrica. Pero apostar por uno de los jóvenes porteros disponibles en el grupo para una posición tan delicada podría provocar algún ataque de nervios en la junta directiva si el belga sufriera una lesión de larga duración.

Zidane tendrá que tomar cartas en el asunto, pero la resolución del problema de la portería no será para nada simple.

Más historias que te pueden interesar: