Lo que realmente esconde el gol de Marco Asensio para el futuro de la Liga

Yahoo Deportes
Marco Asensio celebra el tanto del 2-0 ante el Valencia en su vuelta a los terrenos de juego. (Foto JAVIER SORIANO / AFP) (Photo by JAVIER SORIANO/AFP via Getty Images)
Marco Asensio celebra el tanto del 2-0 ante el Valencia en su vuelta a los terrenos de juego. (Foto JAVIER SORIANO / AFP) (Photo by JAVIER SORIANO/AFP via Getty Images)

Los once meses en la estacada, las decenas de partidos perdidos y las múltiples sesiones de recuperación se condensaron en apenas treinta segundos y una acción. Las emociones de Marco Asensio, fundidas en un gol, destaparon la Caja de Pandora de una Liga caracterizada por un ritmo abrasador que no tiene en su hoja de ruta esperar a nadie. La concentración de partidos, la nueva regla de los cinco cambios y el calor han modificado el irremediablemente el carácter de la competición. A consecuencia de ello, se ha revelado una verdad indiscutible: la profundidad de plantilla que ofrece el Real Madrid le coloca por delante del Barça en la carrera por el título.

En este sentido, el conjunto comandado por Zinedine Zidane ha recuperado a un jugador diferencial con la habilidad para dinamitar partidos de máximo nivel. Más leña al fuego si cabe para una plantilla que dobla prácticamente todas las posiciones. Si bien Asensio necesitará rodaje para recuperar la forma, el Real Madrid ha incorporado a un recurso al que se le caen los goles de los bolsillos. La zurda de Marco genera situaciones de gol a borbotones, desde el balón parado pasando por el contragolpe hasta el ataque posicional. Alterar el rumbo del partido con jugadores de su calibre esperando turno en el banquillo siempre es mucho más fácil.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El español se suma así a un equipo que puede permitirse el lujo de contar con un fondo de armario formado por James Rodríguez, Éder Militao, Marcelo, Brahim Díaz, Gareth Bale, Rodrygo o Vinícius Júnior sin mencionar a futbolistas lesionados como Nacho Fernández, Mariano Díaz o Isco Alarcón, quienes no tardarán en estar disponibles. Y es que con la nueva regla de las cinco sustituciones y un calendario que no admite ni errores ni grandes descansos, la clave para vencer un campeonato con tendencia al sprint y no a la larga distancia se encuentra más cerca de la variedad de la plantilla que del XI de calidad sin margen de maniobra.

En contraposición, el Barça tiene una plantilla mucho más corta después de haberse desecho de Carles Aleñà, Carles Pérez, Jean-Clair Todibo y Moussa Wagué en el mercado invernal. Es cierto que el conjunto de Quique Setién tiene al mayor argumento ganador en cuanto a vencer ligas se refiere, Leo Messi, pero el número de nombres que conforman su primera plantilla se ve drásticamente reducido si llevamos a cabo la comparación.

Con Ousmane Dembélé en el dique seco y las continuas lesiones de Samuel Umtiti, el técnico cántabro pierde a dos hombres vitales en la rotación e incluso a un titular. Una situación que le ha obligado a integrar a canteranos como Ronald Araujo, Riqui Puig, Collado o Monchu en las convocatorias del primer equipo ante la falta de efectivos contrastados.

Por otra parte, no hay que menospreciar un hecho grave para el Barça. El núcleo duro de los futbolistas que componen la columna vertebral del Barça se encuentra en la franja de los treinta años: Leo Messi, Luis Suárez, Gerard Piqué, Jordi Alba, Ivan Rakitic y Arturo Vidal. Piezas insustituibles que con el transcurso del campeonato necesitarán descanso pero cuyos repuestos están lejos de aportar la determinación que ellos exhiben en cada choque.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias