Real Madrid venció a Liverpool y acrecentó su leyenda en Europa

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·3 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

No tuvo muchas situaciones y padeció cada ataque en su contra a lo largo del partido, pero Real Madrid demostró por qué es el rey de Europa con total contundencia: venció por 1-0 a Liverpool en el Stade de France y consiguió la 14.° la Champions League de su historia.

La noche comenzó pareja, hasta que el equipo de Jürgen Klopp tomó la iniciativa de a poco. Unas pocas situaciones, algunas de mucho peligro que provocaron la reacción de Thibaut Courtois, lograron dejarlo a tiro del gol, pero no logró romper el cero en la primera parte.

La primera surgió luego de un pase bajo desde la derecha del área de Trent Alexander-Arnold que Mohamed Salah conectó con un taco de derecha que tapó el arquero sobre su izquierda. Siguieron algunos intentos, pobres o sin destino concreto, hasta que apareció Sadio Mané.

El senegalés entró al área, eludió a Eder Militao y sacó un derechazo bajo que Courtois alcanzó a tocar con la punta de los dedos para que el balón rebote en el palo y vuelva a sus manos. Poco después, Salah ganó con un cabezazo que embolsó el arquero para despejar el ruido.

Todo era de los Reds, que se las ingeniaron para ganar las espaldas y complicar a su rival, pero los dirigidos por Carlo Ancelotti reaccionaron con Karim Benzema, que dejó a Fabinho en el camino y no logró ceder a un Vinícuis Júnior, pero la continuidad de la jugada lo favoreció.

Un error desafortunado entre Ibrahima Konaté y Alisson provocó un rebote que cayó a sus pies y el francés no perdonó con el arco libre, pero el árbitro, a instancias del VAR lo anuló. El correr de los minutos expuso algunas desatenciones en la salida del Liverpool, pero no volvió a sufrir.

Para la segunda mitad, nuevamente salió en la búsqueda del gol que le permita romper el cero en París, intentó todas las alternativas posibles, principalmente por las bandas, pero no consiguió lastimar. Y la jerarquía del Merengue fue suficiente para sí hacerlo.

Federico Valverde encaró por derecha y un tiro bajo que no tenía al arco como destino encontró a Vini por el segundo palo para empujar el balón a la red, adelantar al Madrid y desatar la euforia en la mitad del estadio en la única jugada que tuvo contra el arco rival.

Ya con la obligación, el conjunto de Merseyside creció con Mo, quien probó primero con un disparo de zurda con el que exigió una gran atajada de Courtois y más tarde con un cabezazo que bajó Diogo Jota, Salah quiso definir en el primer palo, pero el arquero volvió a salvar.

Después, el belga intervino para rechazar al saque de esquina un desvío en el camino de Jota que entraba sobre su izquierda, pero también lo sacó. Y luego, reaccionó de manera inmensa para evitar el gol tras un disparo cruzado de derecha a quemarropa de Salah.

Real Madrid aprovechó el paso del tiempo para intentar jugar lo más lejos posible de su arco, meter a Eduardo Camavinga y Dani Ceballos para aguantar el resultado y Rodrygo para tratar de dar el golpe final. Sin embargo, llegó el pitazo que lo consagró campeón, una vez más.

Foto: FRANCK FIFE/AFP via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente