Así se prepara un delicioso y fácil helado de gazpacho

Yahoo Vida y Estilo

En el principio de los tiempos el gazpacho era una sencilla comida de pastores en la que los ingredientes clásicos -ajo, tomate, sal, cebolla, pepino- se llevaban al campo y se majaban allí junto con agua fresca para almorzar. Aún no era tiempo de batidoras ni robots de cocina megatrituradores, por lo que nadie esperaba que el gazpacho tuviera una textura demasiado sofisticada. Sin embargo, la esencia de esta sopa fría ya estaba ahí. La alta cocina trajo consigo la reinvención de la rueda y, puesto que el gazpacho es una bebida refrescante, debieron pensar: ¿por qué no hacer un helado con ella? Y desde hace tiempo lo encontramos como alternativa al gazpacho clásico o guarnición molona en restaurantes modernetes? Podríamos pensar que es un plato complicado de hacer pero nada más lejos de la realidad. De hecho, si controlamos las leyes del gazpacho es hasta sencilla. Allá va.

Gazpacho de tomate, una nueva opción para disfrutar de un plato saludable. Foto: Getty Creative
Gazpacho de tomate, una nueva opción para disfrutar de un plato saludable. Foto: Getty Creative

Ingredientes:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
  • 1 kilo de tomates maduros

  • Un pimiento verde

  • Media cebolla

  • Un pepino no muy grande

  • Dos dientes de ajo medianos

  • 50 mililitros de aceite de oliva virgen extra

  • 35 miligramos de vinagre de Jerez

  • 50 gramos de pan duro, con un buena miga

  • 250 mililitros de agua

  • Una cucharada de sal

  • 200 mililitros de nata 35% materia grasa

  • Una cucharada más de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Empezamos haciendo un gazpacho tradicional. Para ello pelamos los ajo y les quitamos el centro para que no repita y los troceamos. Pelamos también el pepino y lo troceamos. Troceamos los tomates, la cebolla y el pimiento verde. Empapamos el pan con agua. Mezclamos todo junto en un bol y lo trituramos con el vinagre de Jerez y la sal con una batidora o un robot de cocina. Si queremos que el gazpacho nos quede un poco más rojo, añadimos el aceite al final. Dejamos enfriar.

Para preparar el helado, juntamos la mitad de nuestro gazpacho con la nata y con una cucharada más de aceite de oliva y mezclamos bien hasta que quede una masa homogénea. En caso de que tengamos heladera, lo metemos primero cuatro horas en el frigorífico y cuando ya haya ganado en consistencia lo pasamos a la heladera. En caso de que no contemos con heladera, lo metemos directamente en el congelador. Cada media hora lo sacamos y removemos con un tenedor para evitar que cristalice. Repetimos esta operación unas cuatro o cinco veces hasta que nos quede con una textura suave y homogénea. Tan solo queda ya disfrutar de esta receta que puede tomarse como plato principal o como acompañante de otros platos de carne o pescado, preferentemente fríos para evitar que el helado baje demasiado de golpe la temperatura que tenga el principal. Y si queréis ver cómo hacer de manera sencilla unos polos de gazpacho, aquí tenéis la receta.


Más historias que te pueden interesar:


Otras historias