Receta de la tarta de manzana al revés más fácil de hacer

Yahoo Vida y Estilo

A veces, en tiempos difíciles (como los que no está tocando vivir ahora mismo, sin ir más lejos) surgen ideas geniales. Es el ejemplo de la receta que traemos hoy, el crumble de manzana y que nació en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial debido al racionamiento de alimentos. En plena situación bélica las dificultades para preparar una tarta en condiciones eran grandes así que nació esta receta que reducía al mínimo el uso de harina, azúcar, canela y demás ingredientes dulces habituales de la repostería y permitía dar salida al ingente excedente de manzanas inglés. Lo que nos ha llegado es una tarta facilísima de hacer, en la que el aspecto estético no importa tanto y que, además, está buenísima. Para entendernos, es como una tarta normal salvo que la base está arriba y la manzana abajo. Esta receta está sacada del libro A taste of britain de Danny Roz de 1994, un regalo traído de Londres hace más de 25 años.

El crumble de manzana siempre va bien con helado de vainilla. Foto: Getty Creative
El crumble de manzana siempre va bien con helado de vainilla. Foto: Getty Creative

Ingredientes:

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

150 gramos de harina de trigo

Seis cucharadas soperas de mantequilla muy fría

Cinco cucharadas soperas de azúcar blanquilla

900 gramos de manzanas tipo Granny Smith

Media cucharadita de canela en polvo

Una cucharada de azúcar moreno

Cinco cucharadas de agua

Preparación:

Ponemos la harina en un bol grande y cortamos la mantequilla en trozos pequeños para ir añadiéndola a la harina. Con los dedos, integramos la mezcla sacando los dedos de vez en cuando para dejar que la harina caiga en el bol de manera que acabemos consiguiendo una textura de migas finas. Añadimos la mitad del azúcar blanquilla y mezclamos todo bien. Reservamos.

Pelamos las manzanas y las despepitamos. Las cortamos en cuartos y luego en trozos más pequeños. Cogemos un recipiente apto para horno y colocamos las manzanas en la base. Ponemos por encima la mitad que nos quedaba del azúcar y la canela. Remojamos la mezcla con cinco cucharadas de agua. A continuación, ponemos nuestra mezcla de mantequilla, harina y azúcar, repartiéndola bien por encima de toda la fruta. Ponemos encima el azúcar moreno.

Ya tenemos listo nuestro crumble de manzana listo para entrar en el horno. Lo cocinamos durante una media hora a 180 grados, hasta que la parte de arriba esté dorada y crujiente y la manzana de abajo haga burbujitas. Ese es el momento de sacarlo del horno. Podemos esperar a que se enfríe para servirlo o hacerlo pasados unos minutos. Si lo tomamos templado, es una idea buenísima acompañarlo de un helado de vainilla para lograr un contraste sublime de temperaturas. Una buenísima manera de preparar una receta facilísima de tarta de manzana en la que, por una vez, no importa tanto la pinta que tiene y sí lo rica que está. Si quieres ver cómo se hace y despejar cualquier duda, échale un ojo al siguiente vídeo.



Más historias que te pueden interesar:





Otras historias