Refugiados climáticos: desprotegidos y desplazados huyen de las inclemencias del clima

·6 min de lectura

El cambio climático ya golpea directamente a poblaciones numerosas del planeta.

A man fixes his house, damaged by the floods during the El Niño Costero phenomenon, at Pedregal district in Piura, northern Peru on October 17, 2021. - Thousands of climate migrants who lost their homes and livelihoods due to the El Nino Costero phenomenon five years ago, live in precarious camps in the desert in northern Peru. (Photo by Ernesto BENAVIDES / AFP) (Photo by ERNESTO BENAVIDES/AFP via Getty Images)
Un hombre repara su casa destruida durante las inundaciones de El Niño Costero, en Piura, norte de Perú, el 17 de octubre de 2021. Miles de migrantes climáticos han perdido sus casas y sus modos de vida por ese fenómeno atmosférico que los ha obligado a vivir en precarios campamentos en el desierto peruano.(Photo by ERNESTO BENAVIDES/AFP via Getty Images)

Cuando pensamos en la palabra refugiados automáticamente nos imaginamos personas que se han visto obligadas a huir de países devastados por enfrentamientos bélicos como Siria o con sistemas políticos y económicos desvencijados y deprimidos como Venezuela.

Pero no imaginamos que existan refugiados de paraísos tropicales como Vanuatu, un archipiélago de aguas turquesas y atardeceres de ensueño en el océano Pacífico que está perdiendo rápidamente su superficie habitable por el avance de las aguas hacia la costa

(VIDEO) Escapan del clima sin tener un lugar que los reciba

Tampoco pensamos en la Isla de Holbox, un encanto de playas, manglares y 2000 habitantes en el estado mexicano de Quintana Roo que pudiera desaparecer en algunos años debido a los efectos del cambio climático.

Cuando hablamos de refugiados climáticos no nos referimos a una posibilidad distópica sino a unos 30,7 millones de personas que en 2020 se vieron obligados a desplazarse de sus lugares de origen debido a fenómenos meteorológicos y climáticos.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) y Greenpeace se adelantaron a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26 que se realiza en Glasgow para alertar sobre la desprotección de las personas obligadas emigrar por razones climáticas por la inexistencia de normas que les protejan y reconozcan.

Los activistas solicitan a los países la creación de legislaciones que permitan a los migrantes el derecho a solicitar residencia en terceros países por razones climáticas.

“La crisis climática tiene un impacto cada vez mayor en el desplazamiento y las migraciones humanas. La elevación del nivel del mar, los ciclones devastadores o las sequías prolongadas afectan más habitualmente y con mayor gravedad a las poblaciones más desfavorecidas, que son precisamente las que menos han contribuido a generar el problema”, dijo la directora de Greenpeace Eva Saldaña.

Durante la presentación del informe ‘Huir del clima. Cómo influye la crisis climática en las migraciones humanas’, la directora general de CEAR, Eva Galán, dijo a la agencia de noticias EFE “Estamos llegando tarde y no podemos perder más tiempo”.

El informe explicó que el fenómeno de las migraciones climáticas cambia las reglas del juego. Ya no se trata exclusivamente de caravanas de migrantes que intentan salir de países con menos recursos hacia lugares con mayor prosperidad económica. También ocurre dentro de países ricos como Estados Unidos, donde ya existen importantes desplazamientos de habitantes de zonas afectas por incendios forestales y sequías como California y Arizona.

Una investigación realizada por la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) muestra que, sin una acción climática y una reducción del riesgo de desastres ambiciosas, los desastres climatológicos podrían duplicar el número de personas que precisan asistencia humanitaria hasta alcanzar los 200 millones anuales en 2050.

ACNUR también advirtió que, aunque es cada vez común encontrar el término “refugiado climático” en los medios de comunicación, la Convención sobre los Refugiados de 1951 no incluye ninguna disposición sobre personas desplazadas como consecuencia del cambio climático. Eso significa que se encuentran a la deriva.

Antecedentes jurídicos

El informe de Greenpeace y CEAR es sólo uno de los estudios que advierten sobre el crecimiento de migraciones masivas debido al cambio climático. El Parlamento Europeo ha pedido a sus países miembros contemplar el cambio climático en el contexto migratorio, aunque los refugiados climáticos todavía no existen en su legislación.

En el ámbito global existe un antecedente de 2013 de Ioane Teitiota, un ciudadano del Estado insular de Kiribati, quien alegó que Nueva Zelanda había violentado su derecho a la vida, al rechazar su solicitud de refugio y enviarlo de regreso a su país de origen, a pesar de que el cambio climático había degrado el ambiente hasta el punto de dificultarle su subsistencia.

Teitiota explicó, en su momento, que Kiribati quedaría bajo las aguas por el aumento del nivel del mar causado por el cambio climático, y que ya enfrentaba problemas de abastecimiento y contaminación de aguas. Eso sin mencionar que la mayoría de las tierras habitables ya se encontraban degradadas y no eran cultivables.

El Comité de Derechos Humanos (CDH) de la ONU declaró sin lugar los reclamos del señor Teitiota al determinar que el rechazo de su condición de refugio no ponía en riesgo su derecho a la vida de manera inmediata.

¿Un peligro a la seguridad nacional?

Otros aspectos tomados en cuenta por el informe no tienen que ver exclusivamente con cambios climáticos sino con la incidencia de las acciones de los humanos en la problemas ambientales que causan pobreza como los centroamericanos que se han visto obligados a trasladarse al norte debido a que empresas estadounidenses generan degradación ambiental y destruyen las formas de vida de las regiones del sur.

Esa situación también ocurre en países como Senegal, Gambia o Mauritania, cuya industria pesquera artesanal ha quedado destruida debido a la incursión de grandes flotas europeas, rusas y chinas, dejando a sus habitantes sin medios de subsistencia y obligándolos a arriesgar sus vidas en peligrosas rutas migratorias.

Estados Unidos ya puso sus barbas en remojo. El gobierno del presidente Joe Biden dijo que aumentaría sus esfuerzos para monitorear con más detalle las inundaciones y otros desastres que pueden crear refugiados climáticos. También dijo que destinaría ayuda para que las comunidades lograran superar tormentas y sequías en sus propios países para evitar las migraciones.

El Departamento de Defensa ha insistido desde hace años que el cambio climático es una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos

Y las investigaciones lo han confirmado. Por eso Biden ordenó examinar “las opciones para la protección y el re asentamiento de individuos desplazados directa o indirectamente por el cambio climático”.

Historias que también te podrían interesar: 

(VIDEO) 'Bienvenidos' dicen a los refugiados en estas ciudades del mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente