Reino Unido se resiste a un confinamiento total mientras Europa calcula el coste de la pandemia

Por Kate Holton y Madeline Chambers
·3 min de lectura
The coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Manchester
The coronavirus disease (COVID-19) outbreak in Manchester

Por Kate Holton y Madeline Chambers

LONDRES/BERLÍN, 29 oct (Reuters) - Europa comenzó a calcular el coste de las amplias restricciones a la vida social impuestas para contener un aumento en las infecciones por coronavirus, mientras Gran Bretaña seguía resistiéndose a seguir el camino de Alemania y Francia en ordenar un segundo confinamiento.

A medida que la pandemia avanza por todo el continente, Europa vuelve a ser el centro de la pandemia y enfrenta la perspectiva de una recesión económica prolongada por una crisis que hasta ahora ha provocado más de 44 millones de infectados y 1,1 millones de muertes en todo el mundo.

Francia y Alemania impusieron controles casi tan estrictos como los aplicados en la primera fase de la crisis en marzo y abril, al cerrar bares y restaurantes y restringir el movimiento, aunque permitieron que las escuelas y la mayoría de las empresas permanezcan abiertas.

Pero Reino Unido, el país con el mayor número de muertes por coronavirus en Europa, dijo que seguirá optando por un sistema de confinamientos locales pese a que un nuevo estudio mostró que los casos Inglaterra se duplican cada nueve días.

"El juicio del gobierno hoy es que un confinamiento nacional no es apropiado; haría más daño que bien", dijo el ministro de Vivienda, Robert Jenrick, a Times Radio.

IMPACTO ECONÓMICO

Alemania ha reservado unos 10.000 millones de euros (11.820 millones de dólares) para ayudar a las pequeñas empresas afectadas por las nuevas medidas, pero el ministro de Economía, Peter Altmaier, dijo que la economía no está experimentando un colapso del sector industrial como sucedió en la fase inicial de la pandemia.

Por su parte, el gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy de Galhau, dijo que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) del país que se espera al final del año debería ser menos severa que en la primera mitad del año después de las primeras medidas reestrictivas.

Los mercados financieros se estabilizaron algo el jueves tras una brutal caída el día anterior, cuando las últimas restricciones borraron las débiles señales de recuperación observadas durante el verano boreal y mostraron que será inevitable eludir el impacto económico a fines de año.

El Banco Central Europeo, que ha estado apuntalando la economía a través de sus 1,35 billones de euros (1,60 billones de dólares) en programas de estímulos de emergencia por la pandemia, dijo estar dispuesto a ofrecer soporte adicional.

Los gobiernos europeos están desesperados por evitar que se repitan los confinamiento totales, pero se han visto obligados a actuar por la velocidad con que se propaga el virus y por una tasa de mortalidad en constante aumento a medida que se acerca el invierno.

Incluso sistemas de salud bien equipados de países como Francia, Alemania, Países Bajos y Suiza han sido llevados cerca de sus límites por el aumento exponencial de casos registrados este mes.

Suecia, el único país europeo que nunca impuso cuarentenas, informó su tercer aumento récord de casos en cuestión de días.

"Estamos empezando a acercarnos al techo respecto al cual el sistema de salud se puede gestionar", dijo el epidemiólogo jefe Anders Tegnell en una conferencia de prensa, en la que pidió un esfuerzo conjunto para frenar la propagación del virus.

(Información de equipo de Reuters; escrito por James Mackenzie. Editado en español por Rodrigo Charme)