La remodelación del Camp Nou es más necesaria que nunca: vicepresidente del Barcelona

Por Richard Martin
·4 min de lectura
Foto de archivo: Vista general del Camp Nou antes de un partido de La Liga entre Barceloma y Sevilla.
Foto de archivo: Vista general del Camp Nou antes de un partido de La Liga entre Barceloma y Sevilla.

Por Richard Martin

BARCELONA, 8 oct (Reuters) - El Barcelona debe seguir adelante con los planes de renovación del Camp Nou para reponer los ingresos perdidos a causa de la pandemia de COVID-19, dijo el vicepresidente Jordi Moix a Reuters, añadiendo que el proyecto de 815 millones de euros (957 millones de dólares) se financiará por sí mismo.

El club anunció el lunes un acuerdo de financiación con Goldman Sachs para modernizar su emblemático pero deteriorado estadio y aumentar su capacidad de 99.000 a 105.000 espectadores.

Si el plan es aprobado por los socios del club el próximo año, las obras pueden comenzar en junio de 2021 y tardarán unos cinco años en completarse.

El anuncio se produjo el mismo día en que el Barça dio a conocer unos nefastos resultados financieros, que mostraban una pérdida de 97 millones de euros, mientras que su deuda neta se duplicó con creces, hasta los 488 millones de euros.

Los ingresos también se redujeron en un 19% con respecto al año anterior, en 135 millones de euros, en parte por la prohibición de público en los partidos debido a las medidas para contener el coronavirus.

El club también se ha visto perjudicado por la brusca caída del turismo en la ciudad debido a la pandemia, lo que ha afectado a los ingresos de su museo, que suele recibir 1,2 millones de visitantes al año, y de la comercialización de artículos con la marca del equipo.

Según Moix, la renovación del estadio y sus alrededores, conocido como Espai Barça, es ahora más urgente por la pandemia.

"El Espai Barça es más necesario que nunca debido a COVID", dijo Moix a Reuters en una entrevista en video. "Es una forma de reingeniería de la economía de la ciudad y del club y de generar nuevos ingresos, pero tenemos que poner esa inversión".

El acuerdo de financiación con Goldman Sachs garantiza que el costo del estadio no interferirá en el funcionamiento diario del club ni afectará a su capacidad para atraer y retener a los mejores jugadores del mundo.

La clave del plan de financiación es la generación de 150 millones de euros adicionales al año una vez que el estadio sea reformado, lo que permitirá al club devolver a Goldman Sachs 50 millones de euros al año.

"Tenemos un estadio en el que no se ha hecho nada nuevo desde 1982, por lo que hay un montón de actividades e ingresos potenciales que no tenemos ahora en el estadio y que se generarán en el nuevo", explicó Moix, que señaló que el banco estadounidense cobrará el préstamos a partir del incremento de ingresos.

Moix añadió que el club prevé ingresar 50 millones de euros más al año con la venta de entradas, así como un aumento de los ingresos por comida y bebida debido a la ampliación de la capacidad a 105.000.

Otros 50 millones de euros procederán del aumento del número de palcos corporativos de 30 a 100, mientras que se espera que otros 50 millones de euros provengan de los derechos de denominación del estadio, además de más espacio para los patrocinadores y espacios comerciales adicionales.

RETRASOS REPETIDOS

Los planes del Barça para modernizar el Camp Nou fueron aprobados por los miembros en 2014, pero el proyecto ha sufrido repetidas demoras, debido a la inestabilidad política de la región, así como a las enmiendas a la propuesta original y al aumento de los costes.

Y mientras los planes del Barça se han estancado, el Real Madrid ha comenzado su remodelación del Santiago Bernabéu, aprovechando la prohibición de público para acelerar las obras.

"La buena noticia es que después de duras negociaciones con las partes, hemos conseguido este acuerdo, por lo que hemos logrado un plan maestro para el club que genera ingresos suplementarios", añadió Moix.

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, y la directiva se enfrentan a una moción de censura a causa de la creciente molestia de los aficionados por la gestión del club, sobre todo tras la reciente derrota por 8-2 ante el Bayern de Múnich en la Liga de Campeones y el intento del capitán Lionel Messi de abandonar el club.

Sin embargo, Moix dijo que los miembros de la junta directiva seguían mirando hacia el futuro y añadió que están tratando de limitar el daño causado por la pandemia.

"Hemos cometido errores, pero hemos tomado algunas buenas decisiones. Hemos invertido 700 millones de euros netos en los últimos 10 años, hemos ganado seis títulos de Liga, cinco trofeos de la Copa del Rey, una Liga de Campeones", dijo.

"Mientras estemos en el club lo gestionaremos... para que el club no se vea afectado por la tormenta de COVID".

(Información de Richard Martin, editado en español por Tomás Cobos)