El país para el que el coronavirus es solo uno de sus problemas: afronta cuatro grandes enfermedades infecciosas al mismo tiempo

Yahoo Noticias

El coronavirus continúa su propagación en el mundo y en este momento tiene sus mayores epicentros en los continentes americano y africano, aunque en varios países de Europa se están viviendo una serie de repuntes que hacen temer una segunda ola de contagios. El virus ha cambiado radicalmente los hábitos y costumbres de todas las sociedades (uso de mascarilla, distanciamiento social, cuarentenas…) y ha supuesto un desafío para los sistemas sanitarios de las naciones del planeta.

Aunque no todos los lugares se han visto afectados de la misma manera, sí que hay un país en el que el COVID-19 tiene un impacto singular. Se trata de República Democrática del Congo, país situado en el corazón de África donde el coronavirus convive actualmente con otras tres enfermedades infecciosas: ébola, sarampión y peste bubónica.

Protestas en Congo por el cierre de tiendas para evitar los contagios por coronavirus. (Photo by ARSENE MPIANA/AFP via Getty Images)
Protestas en Congo por el cierre de tiendas para evitar los contagios por coronavirus. (Photo by ARSENE MPIANA/AFP via Getty Images)
Desplázate para ir al contenido
Anuncio

República Democrática del Congo es uno de los países más pobres del mundo, según el índice de la Pobreza Multidimensional 2019 (puesto 179) y está lastrado por un gran número de conflictos internos que se han producido desde que el país obtuvo su independencia en 1960.

Pese a que la guerra civil finalizó en 2003, la violencia sigue muy presente y según los datos de ACNUR actualmente hay cerca de un millón de personas que han huido del país y unos cinco millones que se han convertido en desplazados internos.

A esta inestabilidad hay que añadirle además la debilidad de su sistema sanitario, ya que según el Índice de Salud Global de 2019 es uno de los peores del mundo y menos preparados (puesto 161 sobre 195), fallando en aspectos fundamentales como la prevención, la detección o la respuesta ante cualquier hipotética enfermedad.

Teniendo en cuenta todas estas circunstancias no es de extrañar el temor a que el coronavirus tenga un fuerte impacto en una población que en los últimos años ha tenido que convivir con diversas epidemias. Por el momento, el número de casos de COVID-19 es limitado. El país ha reportado 5.924 contagiados y 135 muertes a día 22 de junio de 2020.

Aunque por el momento no son cifras muy altas, hay que tener en cuenta que ha sido en los últimos días cuando se están marcando máximos de contagiados y fallecimientos, por lo que probablemente la epidemia todavía está en fase de expansión y puede tener mucho más impacto.

En los últimos días Congo está marcando máximos en lo que se refiere a contagios de coronavirus (Worldometers.info).
En los últimos días Congo está marcando máximos en lo que se refiere a contagios de coronavirus (Worldometers.info).

Otro factor a tener en cuenta es las dificultades que tiene un país tan vulnerable para controlar la epidemia. Por poner un ejemplo, de momento ni siquiera se conoce el número de test que ha realizado, por lo que podría haber mucha población asintomática que no se está contemplando en los datos.

El impacto del ébola

Además del coronavirus, hay otros motivos de preocupación sanitaria en el país. El principal es el ébola. República Democrática del Congo ya lleva casi dos años sufriendo una epidemia de esta enfermedad tan infecciosa y hasta el momento no ha sido capaz de controlarla, cobrándose la vida de más de 2.200 personas.

A principios del mes de junio, las autoridades del país anunciaron un nuevo brote en el noroeste del país, cerca de la ciudad de Mbandaka, que se sumaba al ya activo del este y se convertía en la undécima epidemia de ébola en esta nación africana.

Pese a los esfuerzos por controlarlo, con la administración masiva de dos vacunas aún no aprobadas de forma oficial que han llegado a más de 300.000 personas, lo cierto es que ya es el segundo brote más mortal de la historia por esta enfermedad tras el que se produjo entre 2014 y 2016 en países como Liberia, Sierra Leona o Guinea.

Cartel informativo sobre la expansión del ébola y cómo prevenirlo. (Photo by Kay Nietfeld/picture alliance via Getty Images)
Cartel informativo sobre la expansión del ébola y cómo prevenirlo. (Photo by Kay Nietfeld/picture alliance via Getty Images)

Una epidemia de sarampión también está complicando la vida a los habitantes congoleños. Según Médicos sin Fronteras 6.600 niños han muerto por esta enfermedad desde enero de 2019, mientras que se han identificado más de 50.000 casos en apenas 6 meses. Se trata de una enfermedad muy infecciosa que los expertos temen que quede en un segundo plano por la crisis del coronavirus, pese a que el sarampión mata mucho más en República Democrática del Congo que el COVID-19.

El objetivo de las ONG’s es vacunar a los bebés para impedir que se contagien, pero las dificultades en el país son enormes. El débil sistema sanitario, la violencia o los desafíos logísticos (en muchas de sus carreteras tienes que usar motocicleta para desplazarte) complican el control de la epidemia. A pesar de todo, Médicos sin Fronteras ya ha conseguido vacunar a 260.000 niños desde principios de año.

El último de los brotes que sufre el país es el de peste bubónica, enfermedad causada por la picadura de una pulga que vive en los roedores. Las primeras noticias del brote se han producido hace escasos días en el foco endémico de Ituri, al noreste del país.

Se cree que el paciente cero es un niño de cuatro años que murió el 11 de junio y del que no se tomaron muestras. Su padre también sucumbió ante la enfermedad y se comprobó que había perecido por esta dolencia. De momento hay una decena de casos, pero la epidemia está en expansión y hay que seguir vigilándola.

Por último más allá de estas cuatro enfermedades infecciosas actuales, cabe recordar que República Democrática del Congo sufre varias dolencias recurrentes tales como la malaria, la fiebre amarilla o el cólera. Así pues el coronavirus supone un nuevo reto para un país acostumbrado a tratar con pandemias.

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias