La resignación de Palermo: "Tengo muy pocas chances de dirigir a Boca con este recambio dirigencial"

Goal.com

Ya no existe la pelea, pero tampoco hay lugar para la amistad. Juan Román Riquelme y Martín Palermo nunca serán cercanos, más allá que el 10 haya olvidado las rispideces cuando, antes de las elecciones que lo llevaron a formar parte de la actual Comisión Directiva, se encontraba organizando su partido homenaje y el Titán iba a ser uno de los convocados.

Sin embargo, del lado del Loco, ya dedicado de lleno a su rol de entrenador, aunque actualmente no tiene trabajo desde su salida de Pachuca, sabe que las puertas para dirigir a Boca están totalmente cerradas. En una extensa entrevista a Infobae, se confesó y aseguró que no hubo ilusiones cuando Gustavo Alfaro dio un paso al costado, con la llegada de Jorge Amor Ameal a la presidencia: "veía muy lejana esa posibilidad. Nunca estuve entusiasmado. Ya sabía que tenía muy pocas chances de dirigir a Boca con este recambio dirigencial"

De todas formas, se mostró esperanzado de cara al futuro, al advertir que "como hago siempre, dejé que las cosas sucedan. Cuando me deba tocar, llegará. Sé que en algún momento voy a ser técnico de Boca", para luego reconocer el buen trabajo con Miguel Russo al frente del equipo: "hoy por hoy, por suerte, tiene un buen presente y es el último campeón del fútbol argentino. Por el momento, yo debo pensar en otras opciones que puedan surgir".

En relación al último título logrado en la Superliga, expresó que "Miguel le dio otra dinámica. El equipo volvió a tener confianza, a sentir seguridad. Eso le hizo lograr eficacia y resultados", para concluir que "Boca es seguro y eficaz. Le convierten pocos goles y hace muchos. Supo ganar en las últimas fechas, River le dio la posibilidad perdiendo puntos y no la desaprovechó".

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias