La resistencia de Oblak entre la decepción general

·6 min de lectura

Riad, 13 ene (EFE).- Así jugó el Atlético de Madrid la segunda semifinal de la Supercopa de España contra el Athletic Club en el estadio Rey Fahd de Riad:

OBLAK (7): Últimamente en duda, con apenas nada más cinco de sus últimos 20 partidos imbatido antes de la Supercopa de España, cuando antes era casi una norma con él bajo palos, el partido de este jueves era un examen para él. Fue lo mejor del Atlético. En la única exigencia en el primer tiempo, frente a Iñaki Williams, se agrandó para repeler el gol. En el segundo tiempo aplazó el 1-1 hasta el minuto 76 y el 2-1 hasta el 80, con paradas de mérito antes para la resistencia finalmente doblegada del Atlético. No pudo hacer más en los goles.

LLORENTE (5): Tras una gris primera parte suya y de todo el equipo, unas molestias lo apartaron de la segunda mitad. Fue cambiado al intermedio por Renan Lodi. Hasta entonces siempre se movió por el carril derecho. Sin Trippier, traspasado al Newcastle, Llorente es el elegido para ese puesto por Simeone, al menos hasta que surja algún refuerzo en el mercado (Daniel Wass, del Valencia, es el objetivo). Sus cualidades lo permiten jugar ahí, pero también abren el debate de todo lo que pierde su equipo en ese puesto, lejos de posiciones más altas y centradas donde lucen más y mejor su desborde y su velocidad.

VRSALJKO (5): La sorpresa del once. No se intuía su presencia en la alineación de Simeone, que no probó con él, pero que lo reclutó este jueves para el central derecho como en Oporto. Ya es más eso que un lateral a ojos del técnico, que insistió en verano en esa posición con él para ponerlo en práctica ahora, cuando surgen las necesidades atrás. Cumplió sin más en la defensa del conjunto rojiblanco.

GIMÉNEZ (4): Junto a Savic, lesionado, el '2' uruguayo es el hombre de más confianza para la defensa de Simeone. Sabe la fortaleza que aporta al equipo cuando juega. Justo la que le falta cuando no ha estado en los últimos compromisos. Pero tampoco fue el caso en la Supercopa de España, con la fragilidad que demostró la zaga rojiblanca ante el Athletic, sobre todo en los balones a balón parado, que fueron una pesadilla. Fue expulsado con roja cuando fue a buscar un remate por el tremando golpe que propinó a su rival.

MARIO HERMOSO (4): Las dudas son insistentes en sus maniobras defensivas, más aún en los últimos partidos. No gana apenas duelos a sus adversarios, que se contraponen con su atrevimiento y confianza en la salida con el balón. Un desajuste suyo provocó una inmejorable ocasión de Nico Williams que salvó Oblak con 1-1 en el marcador.

CARRASCO (6): En partidos como el de este jueves, su atrevimiento, su regate, su ambición son un plus para el espectador y para el Atlético. De sus maniobras surgieron varios de los momentos ofensivos más interesantes de su equipo, primero por la izquierda, como carrilero/delantero, como lo llama Simeone, con un derechazo en el minuto 21 y varios desbordes, y después por la derecha, cuando se lesionó Llorente, con otro remate alto, aunque después desapareció.

KOKE (4): No está en su mejor momento el capitán, tan transcendente para el Atlético todos estos años. Recuperado de la Covid-19, de la que reapareció hace una semana, surgió impreciso en el encuentro, pero jamás elude la responsabilidad de la pelota ni negocia una carrera ni se evade de la recuperación del balón. Fue demasiado endeble en la defensa del saque de esquina que significó el 1-1, igual que Lodi. No estuvo bien.

KONDOGBIA (6): En las circunstancias que sufre actualmente el Atlético, el medio centro se ha hecho necesario para Simeone, por el recorrido y la energía que le da a esa línea del equipo, por su condición más visible para la recuperación del balón y el despliegue. Otra cosa es para darle movilidad ofensiva al equipo. Ahí tiene más problemas. Lo evidenció en la Supercopa. Bien en la recuperación, en la entrega, ágil en el corte... Y poco determinante en la fase ofensiva. Se retiró lesionado en los primeros instantes del segundo tiempo.

LEMAR (5): Miraba incrédulo al árbitro Guillermo Cuadra Fernández cuando la explicaba que su caída dentro del área en el minuto 7 no había sido penalti. Ni para él ni para la revisión del VAR. Fue su movimiento desbordante más atractivo de todo el duelo. Sí pareció pena máxima. Pero necesita el Atlético más inspiración del internacional francés, su guía en los partidos en los que mejor ha jugado este curso, pero en decaída en los últimos choques, como este jueves. Ni tan clarividente ni tan decisivo, ni siquiera cerca de ello.

CORREA (5): Es el delantero que aporta más certezas en el Atlético hoy en día. Tiene mérito cuando a su lado compite con Luis Suárez, Joao Félix, Griezmann o Cunha. Sus giros, su fe, su sacrificio, su condición imprevisible y sus goles, tres en los dos últimos compromisos de Liga, lo posicionaron en ese rol en la Supercopa, en la que se sintió desasistido por momentos. Cuando entró en contacto con el balón ocurrió algo, al menos se intuyó, y eso es algo en un partido tan anodido casi siempre, como en la ocasión que tuvo en el primer tiempo. Fue reemplazado en el minuto 70 por Luis Suárez.

JOAO FÉLIX (5): "Tiene absolutamente todo para ser un extraordinario futbolista, dependerá de él que lo pueda confirmar, demostrar y sostener", avisó Simeone en la víspera. Titular por tercera vez en sus últimos diez partidos disponible, él provocó el 1-0 en el minuto 61, porque sintió que era capaz de cabecear un balón que no parecía nada del otro mundo, pero fue gol en propia puerta de Unai Simón tras rebotar en el poste. No fue suficiente.

--------------

LODI (5): Objeto de controversia en las horas previas, porque Tite, su seleccionador, desveló que no tenía la pauta completa de vacunación, indispensable para cualquier ciudadano para entrar en Arabia Saudí, fue el primer recurso al que acudió Simeone en el banquillo. Por él optó para suplir a Marcos Llorente. Jugó por la banda izquierda. Profundizó lo que pudo e incluso disparó una vez a portería. En defensa, es imprevisible.

DE PAUL (5): En el minuto 50 suplió a Kondogbia, lesionado. No cambió la dinámica ofensiva de su equipo, previsible, sin apenas profundidad ni claridad ni ideas.

LUIS SUÁREZ (5): El goleador uruguayo irrumpió en el partido en el minuto 70 por Correa. A la primera buscó un pase sensacional. Después, entre la nulidad en ataque de su equipo, apenas entró en juego donde más letal es: dentro del área.

HÉCTOR HERRERA (s.c.): Entró al campo en el minuto 83 con 2-1 en contra por Koke.

MATHEUS CUNHA (s.c.): Su ocasión fue en el 83, ya con 2-1 en contra, por Lemar. EFE

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente