La sinceridad del dueño de un restaurante chino con su menú se viraliza llamando a nuevos clientes

M. J. Arias
·3 min de lectura

“Comparado con nuestro General Tao Chicken, este no es tan bueno” y “como propietario, creo que también son pequeños, pero están muy buenos”. Son solo dos de los ejemplos de los comentarios, escritos por el dueño del restaurante Cuisine AuntDai de Montreal (Canadá), que han lanzado al estrellato tanto al autor de la reseñas como a su negocio disparando los encargos. Escritas algunas hace años, estas reseñas se han vuelto virales después de que una escritora diese con ellas y lo compartiese en su perfil en Twitter.

La autora de este ‘milagro’ viral en medio de una pandemia que está provocando el cierre de muchos negocios del sector de la hostelería y la restauración ha sido Kim Belair. La escritora compartió la captura de algunas de esas sinceras líneas con sus algo más de 5.000 seguidores y los botones de ‘retuit’ y ‘me gusta’ hicieron el resto.

“Aunt Dai es mi restaurante chino favorito en Montreal, pero el verdadero placer es el menú, con comentarios extremadamente honestos del propietario”, decía en su mensaje Belair. El éxito ha sido tal que Feigang Fei, propietario de Cuisine AuntDai, acudió a Twitter para agradecerle la publicidad que le había hecho y comentar que, gracias a su comentario, había concedido varias entrevistas con distintos medios de comunicación. “Han sido días increíbles”, sentenciaba.

Una de esas entrevistas fue con CBC y recogida por CNN. En ella, Fei explicaba qué le había llevado a ese ejercicio de honestidad en la carta online de su restaurante que tantas alegrías le estaba dando ahora. “Mucha gente quiere ser los mejores ... y simplemente no somos los mejores. Eso es un hecho. Solo tratamos de ser un poco mejores cada día. Y así es como yo lo veo”, ha comentado.

La repercusión de las capturas de su menú compartidas en redes sociales no se han quedado solo en un mensaje viral, sino que se han traducido en pedidos a su negocio, que, pese a las restricciones, ha conseguido sobrevivir de momento haciendo pedidos que entregan a domicilio de sus platos de comida china.

“El viernes y el sábado vimos muchos clientes nuevos, y muchos de ellos me dijeron que me escucharon en la radio o me vieron en la televisión y les encantó”, ha comentado Fei en una publicación en el blog con el que cuenta su restaurante.

Un vistazo a la carta es una lectura de honestidad. De su ‘ensalada de la casa’, por ejemplo, dice el propietario que “el nombre chino de este plato se llama ‘verdura de tigre’, no sé por qué se llama así. Muchos chinos conocen este plato pero yo no, tal vez no soy tan chino. Es básicamente la mezcla de juliana de pimiento verde y juliana de pepino. Es refrescante, bueno para las personas que les gusta comer sano y verde”.

Su sinceridad es tal que hasta en uno de los platos reconoce haber cambiado el nombre después de una queja. Se trata del Black Pepper. En el apartado de ‘palabras del propietario’ bajo la imagen del plato, explica que “no es auténtica comida china”, que un cliente se enfadó y decidieron eliminar “‘Sichuan’ del nombre cuando actualizamos el menú para evitar confusiones. Aún así, este plato es muy sabroso según muchos clientes”.

EN VÍDEO | Por qué está prohibido que los alces laman los coches en Canadá