Un nuevo restaurante une el universo Berlanga con arroces de cine

Yahoo Vida y Estilo

¿Es difícil cambiar de profesión cuando uno está ya en edad de jubilarse? “Lo cojonudo es poder hacerlo”, explica José Luis García Berlanga, hijo del mítico cineasta Luis García Berlanga, y director de cine y televisión durante más de 40 años y que ahora se acaba de pasar, a los 65 años, a la hostelería. El restaurante, que acaba de abrir en Madrid, se llama, como no podía ser de otra forma, Berlanga.

La paella canónica del restaurante Berlanga. Foto: restaurante Berlanga
La paella canónica del restaurante Berlanga. Foto: restaurante Berlanga

La jugada tiene truco. José Luis lleva 20 años como cocinero a tiempo parcial. “Desde hace dos décadas, imparto cursos sobre arroces en la escuela de cocina El Alambique de Madrid. Ya mi madre los daba y yo tomé el testigo hace años. Es verdad que por motivos de trabajo solo lo hacía en ocasiones puntuales, pero ahora estoy al pie del cañón todo el día en el restaurante”. Esta afición cocinillas comenzó, confiesa José Luis, cuando de joven, ayudaba a su madre en las comidas campestres “para librarse de fregar”.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Como no podía ser de otra forma, los arroces son la especialidad con la que Berlanga se presenta en sociedad. Hay una docena de opciones: negro, a banda, al horno (con blanquet, embutido valenciano tradicional), del senyoret, de salmonetes y ajos tiernos, con bogavante o con carabineros, por poner algunos ejemplos. De entre todos, destaca el rossejat Berlanga, un potente y sabroso arroz elaborado con el caldo y las carnes del cocido y sus garbanzos, que se sirve todos los martes y era el favorito de Luis García Berlanga. “El arroz es de las variedades sendra y albufera y me lo traigo de Valencia directamente”, explica José Luis.

José Luis García Berlanga ante la cocina del restaurante que lleva su apellido. Foto: restaurante Berlanga
José Luis García Berlanga ante la cocina del restaurante que lleva su apellido. Foto: restaurante Berlanga

Pero no solo se arroces se vive en Berlanga. “También tenemos croquetas del día, hacemos tortillas individuales, berenjenas que cortamos en rodajas y cocinamos hasta que quedan como mantequilla. También preparo hay chuletitas de cordero lechal, pero no a la brasa, sino rebozadas. ¡Te las comes como pipas!”. En la carta encontramos esgarrats con bacalao desmigado, siempre presentes en casade su abuela, de berenjena, cebolla o pimiento rojo; un blanco y negro (bocadillo valenciano de longaniza, morcilla y habitas frescas) o coca mallorquina y pa amb oli de sobrasada de Ses Salines (el cocinero tiene una residencia en la isla balear). Además, José Luis prepara unos Dry Martini y unos Bloody Mary de los que se afirma sentirse muy orgulloso.

El local, situado frente al Retiro, también está lleno de huellas ‘berlanguianas’. “Me he llevado al restaurante parte de la biblioteca de mi padre. También he puesto en la entrada un aparador modernista de dos metros de altura que estaba en el comedor de casa de mis padres...”, cuenta José Luis. También llama la atención una foto poco vista de Luis García Berlanga. “Se tiende a recordar a los hombres ilustres con fotos que los muestran en los últimos años de su vida, ya mayores. Yo he querido poner en el restaurante un retrato de mi padre cuando era joven, en un descanso de un rodaje de la película El verdugo en Mallorca. Quiero poner alguna foto más, pero no quiero que esto sea una de esas trattorias italianas empapeladas de fotos con famosos”. Y esto lo dice un profesional del mundo del cine que ha trabajado en películas como Conan el bárbaro, La pantera rosa o series tan conocidas como Hospital Central.

La sala del restaurante, con parte de la biblioteca de Luis García Berlanga. Foto: restaurante Berlanga
La sala del restaurante, con parte de la biblioteca de Luis García Berlanga. Foto: restaurante Berlanga

Pero José Luis García Berlanga tiene la ambición de que su restaurante sea algo más que un lugar para comer bien. “Mi idea es que Berlanga también se pueda convertir en un sitio para difundir la cultura, en el que puedan organizarse presentaciones de series de televisión, tertulias o incluso noches de stand up comedy”. Todo sea por el espectáculo.

Berlanga. Menéndez Pelayo, 41. Madrid. Teléfono: 913 916 886

Más historias que te pueden interesar:

Otras historias