"Las reservas para cenar en el restaurante han desaparecido por el coronavirus"

Yahoo Vida y Estilo

Madrid es el epicentro del coronavirus en España y esto ha supuesto, además de un número de afectados que el jueves 12 se elevaba por encima del millar de personas, la alteración de la vida normal en la capital. Para una ciudad acostumbrada a vivir de puertas afuera, el impacto del virus ha supuesto un duro golpe. Esto se nota en los bares y restaurantes, motores del ocio madrileño en buena medida.

Terrazas en la Plaza Mayor de Madrid.
Terrazas en la Plaza Mayor de Madrid.

La Asociación Hostelería Madrid, que engloba a 2.100 restaurantes de la región, explica que tienen un 85% de afectados, con entre un 5 y un 15% de reducción en el consumo. “Estos datos están actualizados hasta principios de esta semana, pero ya estamos pendientes de ofrecer una nueva evaluación”, explican. Han hecho una serie de recomendaciones para minimizar el riesgo de contagio como el uso de dispensadores de geles para los clientes y el servicio, la limpieza frecuente de superficies, mobiliario, etc, la ventilación del espacio y una mayor protección de los alimentos, pero creen que la incidencia “se incrementará en los próximos días”. Aunque no disponen de datos segmentados, consideran que es “muy probable” que los locales situados en el centro “sean los más afectados” por la reducción en el número de turistas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Lo cierto es que hay restaurantes que ya han cerrado sus puertas en Madrid, como el estrella Michelin Lúa, que lo hace “siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias para intentar frenar la propagación del coronavirus”. También lo han hecho los del grupo Makkila, con varios locales en la capital.

Los que siguen abiertos lo hacen a duras penas. “El impacto del coronavirus e ha notado enormemente. Las reservas en un restaurante gastronómico como Dsncj Bistró han caído en un 80% a mediodía, pero es que, en el servicio de noche, directamente se han volatilizado. En mi otro restaurante, La Tajada, se mantienen un poco mejor porque las comidas que son por necesidad, como un desayuno o un menú del día, se mantienen. Las que tienen que ver con el ocio, efectivamente, han caído en picado”, explica Iván Sáez, propietario de varios locales en la capital.

La cultura del tapeo de Madrid, en riesgo por el coronavirus.
La cultura del tapeo de Madrid, en riesgo por el coronavirus.

Un socio de un grupo hostelero con varios locales en la capital también habla de “una situación drástica” que les ha obligado a “suspender todos los eventos”. En MyWay Sky Bar, ubicado en la décima planta de un edificio en Gran Vía, no han dejado de extremar la higiene: “Ponemos a disposición de los clientes tanto gel desinfectante a la entrada del edificio como en la entrada al restaurante. Además, estamos dejando más espacio entre mesa y mesa para mantener una distancia mínimo de entre un metro y un metro y medio”, explican. También lamentan que esta crisis se ha producido en un momento en el que las altas temperaturas parecían dar paso a la temporada alta de la restauración en Madrid.

Pero el impacto de la pandemia no solo se deja sentir en Madrid. En Valencia, la suspensión de las Fallas también ha puesto patas arriba el gremio de los restaurantes valencianos. Yvonne Arcidiacono, del restaurante Apicius, habla de “anulaciones de congresos médicos, de grupos de chinos que iban a venir, etc. Además, la suspensión de las fallas tiene un impacto económico tremendo, claro está”.

Lo que Arcidiacono pide es que el Gobierno no se olvide de las ayudas económicas para restaurantes que, en muchos casos, son pequeñas empresas. “Nosotros hemos calculado un impacto económico en torno a los 25.000 euros. Esperamos que, al igual que ha sucedido ya en Alemania, se aprueben ayudas para la hostelería”. En la misma línea se pronuncia Sáez, que confía en “poder evitar al menos los pagos de los impuestos del trimestre que ahora termina”.

Más historias que te pueden interesar:


Otras historias