El reto del Wanda Metropolitano

Emerge de nuevo con máximo interés el gran duelo Atlético de Madrid-Barcelona, un choque de trenes entre dos aspirantes que convierten el encuentro estelar de la decimoquinta jornada en toda una prueba de fuego para Atlético de Madrid y Barcelona, que se retan en el Wanda Metropolitano.EFE/ Rodrigo Jiménez/Archivo
Emerge de nuevo con máximo interés el gran duelo Atlético de Madrid-Barcelona, un choque de trenes entre dos aspirantes que convierten el encuentro estelar de la decimoquinta jornada en toda una prueba de fuego para Atlético de Madrid y Barcelona, que se retan en el Wanda Metropolitano.EFE/ Rodrigo Jiménez/Archivo

Madrid, 28 nov (EFE).- Emerge de nuevo con máximo interés el gran duelo Atlético de Madrid-Barcelona, un choque de trenes entre dos aspirantes que convierten el encuentro estelar de la decimoquinta jornada en toda una prueba de fuego para Atlético de Madrid y Barcelona, que se retan en el Wanda Metropolitano.

El nuevo coliseo rojiblanco no ha visto nada más que empates entre ambas escuadras, ambos a un gol. Ni unos ni otros han sido capaces de ganarse. El Barcelona, al menos tiene el recuerdo de su triunfo en la final de la Copa del Rey de hace dos campañas ante el Sevilla.

Para el Atlético el encuentro ante el cuadro azulgrana es todo un reto. No vence al conjunto catalán desde abril de 2016, con un 2-0 en el partido de vuelta de los cuartos de final del torneo del k.o. y en la liga no triunfa desde el 14 de febrero de 2010, por 2-1, con Quique Sánchez Flores y Pep Guardiola en los banquillos. Sergio Busquets, el único superviviente de aquella ocasión, no estará por sanción.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Para el Barcelona también supone un reto sumar su primera victoria en el Metropolitano, que le permitiría resguardar el liderato, y acercarse a una versión alejada de rendimientos discretos de partidos previos, a la par que alejarse de dudas futbolísticas en las que también parece inmerso el conjunto del argentino Diego Pablo Simeone.

Tampoco estará el jugador que salvó un punto sobre la campana para los de Ernesto Valverde la pasada campaña, el francés Ousmane Dembele, lesionado en el partido de Champions contra el Borussia Dortmund, pero sí que acude puntual a la cita el gran morbo del encuentro: el francés Antoine Griezmann. Será su retorno ante su exafición después de su controvertida salida. La afición atlética dictará sentencia.

Mientras Ernesto Valverde define si vuelve a contar con el croata Ivan Rakitic para la medular, como hizo ante el Dortmund, con buenos réditos, o devuelve la titularidad al brasileño Arthur Melo junto al holandés Frenkie de Jong, Leo Messi es, cómo no, la gran esperanza azulgrana junto al uruguayo Luis Suárez.

Serán las grandes amenazas para el equipo menos batido de la competición junto al Athletic que trata de recuperar energías después del duro compromiso en Turín ante el Juventus pero sobre todo de rehacerse en ambas áreas tras encajar más goles de los habituales y mostrar una carencia ante la portería rival inquietante.

El Real Madrid, que como el Barcelona certificó su clasificación para los octavos de la Champions, aunque en el caso del conjunto de Zinedine Zidane como segundo de grupo, tiene un compromiso también peligroso en un feudo como Mendizorroza donde el pasado año cayó con un tanto de Manu García en el descuento.

El Alavés ha creado un fortín en el estadio babazorro y es uno de los equipos más sólidos como local. Encara el choque con el aval de dos encuentros seguidos y con dos delanteros inspirados como el excanterano blanco Joselu Mato y Lucas Pérez, que lanzan un órdago a la defensa de Zidane, obligada de nuevo a no cometer graves errores como en los últimos partidos que han puesto sordina a una recuperación futbolística palpable.

El belga Eden Hazard, que iba camino de encontrar su mejor versión, se lesionó contra el PSG y no estará en Vitoria. El objetivo es recuperarlo para el clásico aplazado que se jugará el 18 de diciembre. Zidane de nuevo deberá tomar decisiones en cuanto a rotaciones, aunque conserva el eje que le está permitiendo crecer y que en LaLiga le mantienen a la par que el Barcelona.

Situado a tan solo un punto aparece el Sevilla de Julen Lopetegui, que ha perdido por sanción al argentino Lucas Ocampos, una de sus nuevas figuras, para los tres próximos partidos. No estará frente al Leganés, el colista, que viaja al Ramón Sánchez Pizjuán más que necesitado, aunque reforzado por sus buenas actuaciones, con el mexicano Javier Aguirre ya en el banquillo, ante la Real Sociedad y el propio Barcelona, así como por la sorprendente victoria del pasado año (0-3) en la capital andaluza con un equipo muy parecido al que presentará este domingo.

No debe interferir para Lopetegui el partido ante el Qarabag de la Liga Europa por cuanto el hecho de tener la clasificación asegurada le permite rotar masivamente, mientras que la gran ausencia en el cuadro pepinero, por sanción también, será el exsevillista Roque Mesa.

Atento al desarrollo de la parte alta de la tabla, muy cerca de los grandes favoritos, aparece un nutrido grupo de equipos dispuestos a aprovechar cualquier opción. San Mamés albergará el encuentro principal en esta zona entre el Athletic, que ha sumado diez de los últimos doce puntos y se ha situado quinto, y un Granada que va a la baja puesto que tras pelear en la cima ha encadenado tres derrotas y un empate. Incluso su técnico, Diego Martínez, no se podrá sentar en el banquillo tras ser expulsado en las tablas contra el Atlético.

La Real Sociedad, que cierra la zona europea pero que, como el Athletic, está a dos de la de la Champions, tratará de resarcirse del empate ante el Leganés y de la derrota en el Bernabéu en el duelo provincial contra el Eibar, que también ha retrocedido en las dos últimas jornadas y su posición no es nada cómoda.

Valencia y Villarreal disputan el otro gran duelo regional de la decimoquinta jornada. Ambos equipos precisan encontrar de una vez el rumbo que les lleve a aproximarse a sus objetivos. Está más cerca de conseguirlo el cuadro de Albert Celades, que tuvo un choque más que intenso ante el Chelsea para seguir vivo en la Champions, porque la escuadra de Javi Calleja está sumido en una racha muy negativa de tres derrotas y una igualada.

Getafe y Levante se encuentran en el Coliseum Alfonso Pérez muy cerca de esas posiciones europeas a las que vuelve a aspirar el equipo de José Bordalás, que lleva cuatro partidos sin perder (dos victorias y dos empates). El uruguayo Mauro Arambarri y el delantero Jaime Mata, en el lado madrileño, y José Campaña, en el valenciano, son bajas más que significativas por sanción.

En la lucha por la salvación, el Celta pretende hacer bueno su triunfo en Villarreal con otra victoria, esta vez ante el Valladolid, al que podría meter de lleno en la pugna; y algo parecido tratará de hacer el Betis de Rubi en Mallorca, donde el conjunto de Vicente Moreno cimenta sus opciones de seguir en la elite.

El Espanyol intentará que a la octava sea la vencida y de una vez sumar su primera victoria de la temporada en el RCDE Stadium. Este déficit tiene sumido a los de Pablo Machín en el penúltimo puesto, a cinco puntos de la luz. Recibirá a uno de los equipos más difíciles de batir, Osasuna, que tan solo ha perdido tres partidos.

- Programa de la 15ª jornada:

. Viernes:

21.00 Celta-Valladolid

. Sábado:

13.00 Alavés-Real Madrid

16.00 Real Sociedad-Eibar

18.30 Mallorca-Betis

21.00 Valencia-Villarreal

. Domingo:

12.00 Sevilla-Leganés

14.00 Athletic-Granada

16.00 Espanyol-Osasuna

18.30 Getafe-Levante

21.00 Atlético de Madrid-Barcelona

(hora CET, -1 GMT).EFE.

jap/ea

Otras historias