Mariano Ortega advierte de la "dificultad máxima" del Mundial de Egipto

Agencia EFE
·3 min de lectura

Guadalajara, 14 ene (EFE).- En el entrenador del Quabit Guadalajara, campeón del Mundo en Túnez 2005 y 133 veces internacional con España, Mariano Ortega, ha advertido sobre la "dificultad máxima" que habrá "para ganar partidos, avanzar en el campeonato y alcanzar las semifinales" en el Mundial de Egipto 2021.

"Para llegar y pasar de cuartos de final, hay que rozar la perfección", ha considerado Ortega, que ha añadido que como suele decirse ahora, en un campeonato como el Mundial de Balonmano, "hay que ir partido a partido, no mirar más allá del siguiente adversario y cuidar al detalle el descanso y la preparación entre partidos".

Aunque también ha puntualizado que excepto Rubén Marchán, del Ademar León, todos los jugadores que componen la escuadra de los 'Hispanos' están muy acostumbrados "a jugar muchos partidos decisivos y de altísimo nivel, en competiciones europeas, y están psicológicamente muy preparados para sobrellevar y superar un posible bache en el camino".

"Como siempre en las grandes competiciones, hay mucha igualdad", ha observado el entrenador del Quabit Guadalajara, que ha agregado que "a ello se suma la incertidumbre que existe en cuanto a la preparación de las selecciones y la dificultad que cada país está sufriendo en sus respectivas competiciones domésticas".

Muestra de ello son las renuncias a disputar el Mundial de Estados Unidos y República Checa, desbordados por el COVID-19, que serán sustituidas por Macedonia del Norte y Suiza.

En este contexto, Ortega aboga por la necesidad de "adaptarse a cualquier situación y estar preparados para todo", y ha valorado que España disponga de un grupo B de jugadores, que vienen de jugar un torneo en Rusia, por si es necesario recurrir a alguno para competir en Egipto.

Según el medallista de oro en el mundial de Túnez de 2005 "tenemos una selección equilibrada, somos una potencia en balonmano y nos respetan porque somos los actuales campeones de Europa" y ha hecho hincapié en el hecho de "contar en nuestras filas con varios veteranos, que están al pie del cañón en sus clubes y saben que son importantes y determinantes, compensan su edad con el tesoro de la experiencia".

Y destaca en la actual selección una "buena portería y una defensa que ya sorprendió en el Europeo, con un 5-1 que generó dudas a todos los rivales".

España inicia mañana su andadura en el Mundial 2021, enfrentándose a Brasil, escuadra que ha registrado cinco positivos por covid-19 en su plantilla. Encuadrados en el Grupo B, con sede en El Cairo, los Hispanos se medirán, además de a los cariocas, a Túnez y Polonia.

Ortega ha comentado que "conocemos bastante bien a Brasil, porque numerosos jugadores de aquel país juegan en la Asobal", mientras que Túnez "es ya una potencia consolidada del balonmano mundial; física, técnica y tácticamente preparadas para competir al máximo nivel", y Polonia viene en línea ascendente, "con un enorme poderío físico".

Si España logra pasar, clasificándose entre los tres primeros, la aguardan selecciones como Alemania, Uruguay, Hungría y Cabo Verde, una selección a la que Ortega ha entrenado a varios jugadores, de los que la mayoría de los compiten en la liga portuguesa.

"A partir de aquí, todos los cruces de cuartos de final serían difíciles - según el técnico barcelonés-, con Noruega, Francia, Islandia, Portugal, entre otros combinados, que podrían coger medalla o incluso quedar campeones", ha añadido el internacional y técnico del Quabit Guadalajara.

E igual sucede por el otro lado del cuadro, donde juegan potencias como Suecia, Dinamarca, Qatar o Eslovenia, entre otras.

Es un torneo largo "y ahora no hay que pensar más allá de nuestro grupo, darlo todo en el primer partido", quien ha aprovechado para mandar a la selección española "mucha fuerza, suerte y ánimos para que logren hacer un buen Mundial".

"La gente tiene muchísimas ganas de ver balonmano", ha aseverado Ortega, que ha apuntado que "gracias al apoyo de los medios de comunicación, la gente siempre se ha emocionado y ha sufrido con la selección en las grandes competiciones, las circunstancias hacen que este año, más que nunca, toca disfrutar del Mundial viéndolo por televisión".

(c) Agencia EFE