Richarlison, otra víctima del racismo en el fútbol, exige severidad

© Gonzalo fuentes / Reuters

Durante el partido amistoso entre las selecciones de Brasil y Túnez, celebrado en París, el jugador brasileño Richarlison celebraba un gol cuando desde las tribunas un aficionado lanzó una banana al terreno de juego, que por poco impacta al delantero de 27 años. La Confederação Brasileira de Futebol (CBF) calificó el acto de racista y la FIFA anunció una investigación por el hecho.

En un seminario sobre racismo y violencia, celebrado en Brasil en agosto de 2022, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, afirmó que “el fútbol debe luchar unido contra el racismo, la discriminación y la violencia, y advirtió que ningún continente es inmune a estas amenazas”.

Transcurrido poco más de un mes, y con la inauguración de la Copa del Mundo cada vez más cerca, la FIFA, los clubes y el fútbol en general siguen perdiendo esa batalla porque los actos racistas, discriminatorios y xenófobos siguen presentes en los terrenos de juego.

El último incidente se presentó en el Parque de los Príncipes de París el 27 de septiembre. Ese día, Brasil y Túnez se midieron en un partido amistoso con miras a afinar los últimos detalles de cara a la Copa del Mundo. Brasil ganó el partido 5-1 pero todo quedó opacado por el lanzamiento de una banana desde la tribuna cuando Richarlison celebraba uno de los goles.

“Estaba hablando de eso con Firmino (Roberto), diciéndole que creo que Dios no me permitió ver porque no sé qué pude haber hecho en el calor del momento. Que ese fanático sea identificado y sancionado”, pidió Richarlison al concluir el compromiso.

Pero el jugador, que pertenece al Tottenham Hotspur en el fútbol inglés, emitió fuertes críticas hacia las instituciones por la situación. En su mensaje, exige mayor severidad en los castigos para evitar que los casos se sigan repitiendo.

“Mientras sigan ‘bla, bla, bla’ y no castiguen, seguirá así todos los días y en todas partes. ¡No hay tiempo hermano! #RacismoNo”, escribió el jugador.

Por otro lado, la 'Confederação Brasileira de Futebol', organismo que rige el balompié en Brasil y que previo al partido respaldó una pancarta exhibida por los jugadores en contra del racismo, no dudó en calificar la acción del aficionado como un acto discriminatorio.

“La CBF refuerza su postura contra la discriminación y repudia con vehemencia un nuevo episodio de racismo en el fútbol (…) La lucha contra el racismo no es una causa, sino un cambio fundamental para acabar este tipo de delitos en el planeta. Insisto en decir que los castigos deben ser más severos”, destacó la CBF en un comunicado.

Adicionalmente, el jugador ha recibido el respaldo de su club en Inglaterra que a través de un mensaje en la red social Twitter rechazó lo ocurrido.

“Estamos molestos por el abuso racista en contra de Richarlison durante el partido de entre Brasil y Túnez. Esto no tiene cabida en el fútbol, ni en ningún lado. Estamos contigo Richy”, expresó el club.

La acción del Tottenham siguió a lo realizado por varios clubes profesionales en Brasil que expresaron su rechazo a los actos racistas.

Vinicius Jr., otro brasileño afectado por actos racistas

Tras el partido en París, Richarlison recordó que semanas atrás otro jugador de la selección, Vinicius Jr., fue víctima de ataques racistas en su contra durante un partido por la liga española de fútbol.

“Es duro. Ya ves lo que pasó con Vinicius Jr. recientemente y ahora esto. Que las autoridades encuentren al responsable y lo castiguen. Que este incidente enseñe a otras personas a no hacerlo", declaró Richarlison.

El 18 de septiembre, Vinicius Jr. y su club, Real Madrid, visitaron el Wanda Metropolitano, sede del Atlético de Madrid, como parte de una jornada de La Liga pero el jugador fue víctima de cantos racistas en su contra por parte de un sector de los aficionados.

La situación, que fue rechazada tanto por el Atlético de Madrid como por la Liga, provocó reacciones en el sector político. El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, pidió a los clubes trabajar unidos en torno al tema.

“Creo que es importante que los clubes de fútbol se tomen en serio este tipo de comportamientos, y reaccionen”, dijo Sánchez previo a la Asamblea General de la ONU.

Por otro lado, el Congreso español mostró unanimidad en el respaldo a una declaratoria contra el racismo, la violencia y la intolerancia en el deporte.

“La agitación del odio, el racismo y la xenofobia no son un asunto estrictamente deportivo porque el fútbol también educa y en este caso para mal: de los campos de fútbol los insultos pasan a los patios de los colegios. Por ello este Parlamento no puede mirar hacia otro lado”, se lee en parte del documento emitido.

La FIFA de cara a Qatar 2022

De acuerdo con la CBF, luego de una reunión sostenida el 28 de septiembre, la FIFA repudió y se comprometió a investigar los hechos ocurridos en París durante el partido amistoso.

“Tras una reunión, la FIFA informó al presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol que había establecido un procedimiento disciplinario para enfrentar el episodio ocurrido”, se lee en una publicación.

La situación, genera expectativa en torno al trabajo que podría realizar la FIFA en el marco de la próxima edición de la Copa del Mundo para sancionar actos considerados racistas, discriminatorios y xenófobos durante la realización del torneo.

En agosto, Infantino señaló que “la FIFA no va a mantenerse al margen en esta batalla”, pero pidió la ayuda de las asociaciones que conforman el organismo. “La FIFA sigue decidida a trabajar conjuntamente con ustedes para erradicar el racismo, la discriminación y la violencia de cualquier tipo, dondequiera que exista", agregó.

Asimismo, durante un encuentro con Federico Villegas, presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Infantino explicó el programa contra la discriminación que se lanzará en Qatar y protegerá a las selecciones participantes, jugadores, funcionarios y seguidores de los abusos en las redes sociales durante el torneo.

“Esta iniciativa contará con un servicio de moderación durante el torneo que escaneará los términos de incitación al odio reconocidos que se publiquen en las cuentas de redes sociales identificadas y, una vez detectados, impedirá que ese comentario sea visto por el destinatario y sus seguidores”, explicó.

A pesar de los esfuerzos las dudas persisten, en parte, por el historial de abusos en contra de los derechos humanos que registra Qatar, algo en lo que la FIFA ha trabajado junto a las autoridades para crear un clima de confianza durante la celebración del torneo.

Con EFE y medios locales