Riqui Puig, con la consagración a otra parte

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·4 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Soccer Football - La Liga Santander - Real Valladolid v FC Barcelona - Estadio Jose Zorrilla, Valladolid, Spain - July 11, 2020   Barcelona's Riqui Puig in action, as play resumes behind closed doors following the outbreak of the coronavirus disease (COVID-19)   REUTERS/Sergio Perez
Riqui Puig. (Foto: Reuters/Sergio Perez)

Desde tiempos inmemoriales, la cantera ha sido saludada en el fútbol como una de las mejores alternativas en tiempos de crisis. Y estos tiempos lo son: para todos los clubes, por obra y gracia de la pandemia, y en especial para el FC Barcelona, asfixiado por una masa salarial ingobernable y apremiado por una temporada en blanco rematada en Lisboa con un trágico 2-8 y el intento de fuga del futbolista más trascendental de su historia.

Pero tranquilos, que aquí está Ronald Koeman. Como sucede en cada cambio de técnico, estamos ante el hombre ideal para acabar con todos los males del equipo. Como lo era hace unos meses Quique Setién, definido ahora por Cristina Cubero en ‘El golazo de Gol’ como “el peor entrenador de la historia del Barça”. Entre los grandes remedios de Koeman figuraba, claro, La Masia; la misma que iba a ser piedra angular del proyecto de Setién y cuya última perla, Riqui Puig, estaba llamado a ser protagonista. O eso se nos contaba.

“[Lo de la cantera] es uno de los mantras obligados en can Barça, pero en boca de un técnico holandés siempre suena más creíble”, se esperanzaba en ‘Sport’ Juan Manuel Díaz; “Koeman rejuveneció la ‘Oranje’ y ya ha dicho que no es de los que miran la edad en el carnet, ni para los veteranos ni para los jóvenes, y que siempre tiene puesto un ojo en la cantera. Ansu y Riqui Puig van un paso por delante, y Aleñá ha regresado con ganas de quedarse”.

En el mismo diario, Lluís Mascaró tenía claro que a Koeman “le tocará fabricar un nuevo Barça apostando descaradamente por los jóvenes talentos”, entre los que citaba a Ansu Fati, De Jong, Trincao, Pedri y, por supuesto, Riqui Puig. “Koeman está muy contento con el nivel de Ansu Fati y Riqui Puig”, añadía su compañero Toni Frieros, que ni de lejos se olía la tostada. No fue el único.

Javier Gascón recuperaba en ‘Mundo Deportivo’ unas declaraciones de Koeman a TV3, un año y medio antes, en las que aseguraba que ser neerlandés es sinónimo de apostar por los jóvenes: “La frase de Koeman que da esperanzas a Ansu, Riqui, Pedri y Trincao”, titulaba.

En todo caso, Riqui Puig no necesitaba esperanzas: en una situación de overbooking de centrocampistas, era uno de los pocos que podían estar tranquilos: “De los doce, a día de hoy [a día de hoy] sólo tres tienen una plaza asegurada al cien por cien en la plantilla de Koeman: De Jong, Riqui Puig y Pjanic”, contaba Edu Polo; “Riqui Puig es la perla de la cantera y tras su brillante irrupción del curso pasado llega el momento de la consagración”. Al día siguiente, Gabriel Sans avanzaba las salidas de Vidal y Rakitic, que habían dejado de ser necesarios: “A Koeman le vale con Riqui Puig”, desvelaba. Koeman había pedido el fichaje de Wijnaldum, pero el puesto de Riqui Puig no peligraba: “Sería el perfil opuesto por si hay que dar otro aire al equipo”, escribía Jordi Gil. “Riqui o Aleñá ocuparán la plaza de Arthur”, confirmaba Santi Nolla.

“Riqui Puig supera el primer casting de Koeman”, interpretaba Xavier Bosch tras el debut del joven centrocampista con la Sub 21, ante Macedonia: “Seguro que Koeman, ante el televisor, tomó buena nota de lo que le puede ofrecer el bullicioso y hambriento Riqui Puig”. Segurísimo, claro que sí. “En un barcelonismo faltado de alegría y fantasía, la espontaneidad ofensiva de la penúltima joya de la cantera”.

Este sábado, tras comprobar que Riqui Puig había quedado fuera de la lista de Koeman para el Trofeo Joan Gamper, RAC1 adelantó que el entrenador no cuenta con él para la presente temporada. El propio Koeman lo vino a confirmar tras el partido, aunque de forma menos tajante: “No es verdad que no cuente con él. Los jóvenes no pueden estar sin jugar. Él, Aleñà, Pedri... le he dicho que lo tiene complicado y que hay mucha competencia. [...] Le recomendaría irse cedido. A los 20 años, los jóvenes deben jugar. No pueden estar parados”.

Riqui Puig tendrá que irse a consagrar a otra parte o conformarse con tener un papel marginal. Repasando las columnas de opinión de ‘Mundo Deportivo’ y ‘Sport’ en domingo y lunes, tan sólo Xavier Ortuño (‘Sport’) lamenta la decisión. Después de todo lo que han pontificado sobre la cantera y el estilo durante la última década, era de esperar que las grandes firmas culés se rasgaran las vestiduras en masa. Pero no. Quizá le tengan la misma fe a La Masia que Setién o Koeman: una bella pero mera declaración de intenciones, lo que el aficionado quiere oírte decir. Algo comprensible en un entrenador recién llegado, menos disculpable en un periodista.

Vídeo | Koeman: "Messi en buena forma, es un jugador importantísimo"

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente