Las rivales de Katie Ledecky y sus pocas opciones de vencerla

·8 min de lectura

Por Henry Bushnell

En los ocho años que han pasado desde que Katie Ledecky estableció su primer récord mundial en los 800 metros estilo libre, ha nadado la friolera de 31 veces en finales, en cinco continentes diferentes de una docena de ciudades, contra quizás cientos de rivales. Y nunca, ni una sola vez, ha sido batida.

Katie Ledecki escucha el himno tras conseguir una de las cuatro medallas de oro que ganó en Río 2016. (Foto: Jean Catuffe / Getty Images).
Katie Ledecki escucha el himno tras conseguir una de las cuatro medallas de oro que ganó en Río 2016. (Foto: Jean Catuffe / Getty Images).

Durante casi una década de dominio sin precedentes, Ledecky ha defendido su medalla de oro olímpica de 2012 en 2016 y su título mundial de 2013 en tres ocasiones. Ha batido su propio récord cuatro veces. Ha tocado la pared en menos de 8 minutos y 14 segundos hasta en 23 ocasiones diferentes. Ninguna otra mujer en la historia lo ha hecho.

Y en los 1500 metros libres, que hará su debut olímpico en Tokio, ha nadado en menos de 15 minutos y 37 segundos hasta 11 veces. Ninguna otra mujer lo ha hecho nunca.

Los datos hablan de una historia de hegemonía sostenida e intocable. También lo hacen las imágenes de Ledecky con sus rivales fuera de cuadro o nadando en dirección contraria. Ninguna de estas imágenes, sin embargo, refleja por completo la imbatibilidad de Ledecky, que casi contradice la ética del deporte. Uno de sus principios fundamentales siempre ha sido que nada está predeterminado. En el Campeonato de la NCAA, el cabeza de serie número 16 puede vencer al 1, un equipo de fútbol amateur puede vencer al Manchester United o todos los equipos de la NFL, en cualquier domingo, pueden ganar.

¿Pero pueden las rivales de Katie Ledecky en los 800 y los 1500 ganarla? ¿Piensan al menos que tienen alguna oportunidad?

Yahoo Sports preguntó a varias de ellas. Algunas se rieron.

“No quiero sonar muy negativa, pero no”, dice Haley Anderson, una veterana del estilo libre de larga distancia que terminó tercera en los 800 y cuarta en los 1500 de las pruebas olímpicas de Estados Unidos. “No hay ni una sola oportunidad de que pueda vencerla”.

“Bueno, soy realista”, cuenta Sarah Kohler, una medallista de plata mundial alemana que se enfrentará a Ledecky en Tokio. “Si está al 100% de forma y no la descalifican, no”.

“Pero todo puede pasar”, concluye Kohler con un guiño.

Katie Ledecki saca tanta ventaja a sus rivales que, en casiones, como en los Juegos Olímpicos de 2016, estos no aparecen en plano. (Foto: NBC).
Katie Ledecki saca tanta ventaja a sus rivales que, en casiones, como en los Juegos Olímpicos de 2016, estos no aparecen en plano. (Foto: NBC).

La carrera por ser segunda

Ledecky, cinco veces campeona olímpica que buscará cinco oros más a partir del 26 de julio, ha dejado a sus oponentes indefensas durante más de una década. A los 14 años ya estaba rompiendo récords nacionales de nadadores de más edad o ganando pruebas de 450 metros por más de 30 segundos o de 900 por casi un minuto. Mientras lo hacía, se empezaba a hablar de ella y tanto otros nadadores como los entrenadores quedaban asombrados.

A los 15 ganó el oro olímpico en Londres y siguió mejorando. Aplazó su inscripción en la universidad para ganar cuatro oros más en Río. Llegó a Stanford al año siguiente para encontrarse con otras dos figuras de la natación estadounidense femenina, Megan Byrnes y Leah Stevens, que rápidamente se dieron cuenta de que no podían seguir su ritmo.

“Nos sacaba fuera”, recuerda Byrnes. "A las tres brazadas, ya me llevaba un cuerpo de ventaja”.

“Una locura”, dice Stevens sobre la destreza de Ledecky.

En la práctica, las tres participaban en las mismas competiciones, aunque Byrne se muestra escéptica. “No sé si lo llamaría competir cuando ella nos sacaba varias vueltas”, dice.

En unas pruebas universitarias de 2017 y 2018 la norma prohibía a Ledecky nadar más de tres pruebas, por lo que, en su ausencia, Byrnes y Stevens terminaron primera y segunda.

Pero, ¿piensan que tendrán alguna oportunidad de ganar cuando regrese a los campeonatos de la NCAA?

“Oh, no”, se ríe Stevens. “No”.

“No. No”, dice Byrnes con una sonrisa.

De hecho, Byrnes celebró la vez en la que Ledecky solo la dobló una vez. “Definitivamente, tienes que sacarla de tu mente”, dice. “Porque ser doblada no es la mejor sensación del mundo. Sin embargo, ser aplastada por Katie Ledecky es algo que le pasa a todo el mundo”.

“Había muchas chicas en mi época luchando, básicamente, por el segundo lugar”, admite.

Stevens está de acuerdo. “En cualquier carrera en la que ella participaba se convertía en una carrera por ser segunda en lugar de primera”.

Pequeñas victorias

Fuera de la piscina, Ledecky, ahora de 24 años, podría ser la mujer 1,83 menos intimidante del planeta. Sus compañeros de equipo destacan su humildad y amabilidad. “Si te la encontraras y nunca hubieras escuchado hablar de ella, nunca pensarías que es la nadadora más rápida del mundo”, dice Stevens, una de las compañeras de habitación de Ledecky en Stanford.

Ni siquiera intimida con su mirada en la piscina. Ella anima a sus compañeras sin involucrarse en una guerra psicológica. El mes pasado, en la sala de llamadas antes de la final de los 1500 libres de las pruebas olímpicas de Estados Unidos, se giró hacia sus rivales y les dijo con amabilidad: “Vamos a hacer historia”.

Sin embargo, dice Anderson, su mera presencia es intimidante, porque su natación es intimidante. Anderson y el resto lo saben: “Vale, voy a ir muy detrás de ella solo en el primer 50”.

Dice Erica Sullivan, que terminó segunda en ese 1500 y se clasificó para Tokio, que sabía que Katie iba a conseguir la primera posición y que ellas estaban luchando por la segunda.

“Sí”, dice el entrenador de Sullivan, Ron Aitken. “Cuando te enfrentas a Katie Ledecky, solo te queda luchar por un puesto”.

La mayoría de las oponentes de Ledecky se motivan tratando de concentrarse en sí mismas. “Tendría que suceder algo loco para que yo gane. Lo sé”, dice Ashley Twichell, otra gran freestyler de la distancia y atleta olímpica este 2021. “Así que trato de hacer mi propia carrera”.

“Tienes que tener tu propio plan”, cuenta Anderson. “Y no asustarte de que ella esté tan delante”.

Ocasionalmente, suceden pequeñas victorias. Anderson recuerda una carrera contra Ledecky que enorgulleció a sus padres porque, como le dijeron después, aparecía en el cuadro de las imágenes.

“¡Ay, cariño!”, pensó Anderson.

Si alguien puede retar a Katie Ledecky, esa es la australiana Ariarne Titmus. (Foto: Brenton Edwards / AFP / Getty Images).
Si alguien puede retar a Katie Ledecky, esa es la australiana Ariarne Titmus. (Foto: Brenton Edwards / AFP / Getty Images).

Se acerca la competición... o no

La hegemonía de Ledecky alcanzó su punto máximo en 2018, cuando nadó los 800 nueve segundos más rápido que cualquier otra mujer ese año y los 1500 31 segundos más deprisa que la italiana Simona Quadarella, su rival más cercana.

En los años siguientes ha habido pruebas de que es humana. Ledecky no se ha acercado a los tiempos que hacía en Río de Janeiro y en distancias más cortas le ha salido una antagonista desde Australia. El mes pasado, Ariarne Titmus, una Terminator de 20 años de Tasmania, registró una marca en los 400 que solo Katie Ledecky en 2016 ha superado y en los 200 nadó más rápido de lo que nunca había hecho Ledecki.

Incluso en las distancias más largas parece que Ledecky se ha humanizado. En 2019 una enfermedad le afectó durante el Campeonato del Mundo y se retiró del 1500, aunque luego se recuperó para ganar los 800. Eso sí, por poco. Su mejor marca en los 800 de este año, 8:13.64, no está entre las 20 mejores de su carrera y solo es un segundo mejor que el registro de Titmus.

Titmus cree que tiene opciones en Tokio. Hablando sobre Ledecky tras ganar los 400 metros en el Campeonato de Australia, declaró: “Ella no lo tendrá todo de cara. No puedo controlar lo que haga, pero si lo hago lo mejor que puedo y me pongo en posición de ganar una medalla de oro, será una carrera difícil”.

Incluso el entrenador de Ledecky, Greg Meehan, admitió el mes pasado que hay otras nadadoras con opciones. “Tendrá duros retos en cada una de las pruebas”, contó.

Aun así, Ledecky posee por noveno año consecutivo la mejor marca del año en sus dos distancias favoritas. Nunca ha perdido en los 1500 durante un gran campeonato y no cae en los 800 desde 2013. En 2019 venció a Quadarella estando enferma.

Así que, con Ledecky en plena forma, ¿piensa Quadarella que puede disputarle el oro?

“No lo sé”, dijo a Associated Press . “Es una gran atleta y me siento honrada de poder competir contra ella. Lo veremos en Tokio. Pero sobre el papel, es más rápida que yo”.

Cuando le preguntaron sobre su táctica a seguir cuando se enfrente a Ledecki, se mostró impotente. “Empieza muy fuerte, pero también termina muy fuerte”, dijo la italiana de 22 años. “Así que realmente no lo sé. Veremos cuando estemos allí. Cada carrera es diferente”.

Dice Kohler, nadadora alemana candidata a luchar por las medallas de 800 y 1500 que “parece” invencible. “Pero, por otro lado, ella es solo un ser humano como cualquier otro atleta”.

Vídeo | Cómo ha cambiado: la evolución de las mujeres en los Juegos Olímpicos

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente