Si River no patea al arco va a ser muy difícil ganar un partido

Franco Formoso
·2 min de lectura

Basta de echarle la culpa a los planteos mezquinos de los rivales: River no patea al arco y vive lateralizando sus intentos de ataque. Así será difícil convertir goles y ganar partidos.

Gallardo dijo que no lo desespera no patear al arco, más bien lo "volvería loco" que su equipo no tenga juego. Es cierto que tiene identidad, que se sabe a qué juega River, y es justamente este el lugar en donde encontramos la principal falla del elenco del Muñeco. No patea al arco, bajo ninguna circunstancia. Y cuando lo hace, es desde posiciones incómodas o con disparos inexactos.

Esto me lleva a pensar, y es una humilde opinión que no tendría por qué indignar a ningún tuitero cuya identidad se esconde detrás de un dibujito animado, que en el plantel de River falta confianza en cuanto a los disparos desde media distancia. Es buenísimo contar con laterales que vayan en forma punzante hacia el arco rival, pero hasta mi hermanita de siete años sabe que Angileri y Casco van a mandar un centro buscando a Borré o Suárez.

Con esto quiero decir que ya le tomaron el punto a River, ya saben qué va a hacer, cómo lo va a hacer y de qué modo va a dormir la pelota en búsqueda de doblegar al rival rompiendo líneas. Le agarraron la mano, ya se aprendieron el libreto. Y ahí es falla del equipo de Núñez el no saber doblegar a sus contrincantes.

¿Los planteos que se hacen ante River son mezquinos? Sí, pero las variantes para contrarrestar esto también son pobrísimas, dado que parece que no hay otra forma de ir hacia el gol que no sea avanzando por los laterales.

River no tiene sorpresa, eso es lo que pasa. Todos sabemos lo que va a proponer, y los rivales entre semana trabajan para frenarlo. ¿Mano a mano? Otro es el asunto, ya que en llaves eliminatorias el que está del otro lado también necesita ganar. Pero en torneos largos está la gran falencia que se deberá mejorar.