Rodrygo ya mejora los números de Raúl y Butragueño

El brasileño fue el nombre propio del Real Madrid-Galatasaray firmando un hat trick perfecto que le acerca a Raúl y con el que supera a Butragueño.
El brasileño fue el nombre propio del Real Madrid-Galatasaray firmando un hat trick perfecto que le acerca a Raúl y con el que supera a Butragueño.

Rodrygo Goes tiene apenas 18 años pero en dos meses ha visto cómo su vida ha dado un giro radical. Tras fichar por el Real Madrid a cambio de 45 millones empezó la temporada en el Castilla, pero sus actuaciones han hecho que Zidane no solo le convoque si no que le muestre su confianza con varias titularidades.

Desde esta temporada puedes seguir toda la Premier League en exclusiva por DAZN. ¡Suscríbete ahora, tienes un mes de prueba gratis!

Su hat trick perfecto ante el Galatasaray (6-0), con dos goles en apenas siete minutos y ambos de bellísima factura, hicieron que entrara en la historia de la Champions al convertirse en el segundo jugador más joven de todos los tiempos en firmar un triplete.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

 ‘Rodrygol’ lo consiguió con apenas 18 años y 301 días y solo es superado por Raúl quien lo hizo con 18 años y 113 días ante el Ferencvaros.

 

Eso sí, el brasileño ya cuenta con la marca en propiedad de haber sido el jugador en marcar el doblete más temprano de la competición, lo hizo en apenas siete minutos.

El ‘27’, que ha adelantado a su compatriota Vinicius por la derecha, ha necesitado apenas seis partidos para firmar cinco goles con la camiseta del Real Madrid,, mejorando los registros de Raúl y Butragueño, dos mitos del madridismo.

 

Raúl tardó 10 partidos y casi 600 minutos en lograr esa cifra redonda mientras que el Buitre necesitó 11 encuentros y más de 600 minutos para lograrlo. Rodrygo lo hace hecho en algo menos de 400 minutos y media docena de encuentros.

Tiene todo el futuro por delante como dijo Zidane quien suma cuatro titularidades consecutivas en las que ha firmado cuatro goles. Una nueva estrella alumbra al madridismo.

Otras historias