Rojo se retiró del entrenamiento con una molestia y es duda para el Superclásico

·1 min de lectura

A falta de cuatro días para el Superclásico del fútbol argentino, Marcos Rojo es el foco de preocupación de Boca luego de haberse retirado del entrenamiento matutino de este miércoles con una molestia, pese a que sería por precaución.

El futbolista trabajó con normalidad durante la primera parte del ensayo, pero tras haber mantenido diálogo con el kinesiólogo del club, decidió abandonar la práctica comandada por Hugo Ibarra y es una incógnita su presencia en el encuentro contra River.

El zaguero de 32 años no atraviesa su mejor momento desde lo físico, ya que retornó en la fecha pasada frente a Colón de Santa Fe tras haber padecido una lesión en el sóleo de la pierna derecha que lo había marginado de la competencia desde el 31 de julio, cuando se lesionó en el precalentamiento ante Patronato.

Con la duda sembrada sobre su presencia en La Bombonera el próximo domingo, la dupla central podría estar conformada por Nicolás Figal, quien volvería a la zaga luego de haber cubierto la banda derecha contra el Sabalero, y Carlos Zambrano.

A la espera de una confirmación oficial por parte del club, el pueblo xeneize aguarda por una noticia positiva que le permita a su referente poder saltar a la cancha para el duelo frente al rival de toda la vida.

Foto: Getty Images