La Roma, un proyecto tan apasionante como peligroso para Monchi

El director deportivo afronta su primera aventura profesional lejos del Sevilla en una plaza que le exigirá resultados construyendo un proyecto desde cero.

El fin de ciclo en el Sevilla ya es inevitable. Monchi lleva casi un año despidiéndose y su partida a la Roma se ha consumado. Atrás quedará el club de su vida, al que ha dedicado más de media vida y el trabajo de toda su carrera profesional.

Se marcha de las oficinas de Nervión un profesional que ha revolucionado el fútbol, uno de los mejores directores deportivos de la historia que ha llevado al Sevilla de Segunda División a ser pentacampeón de Europa. Además, asegura haber dejado una base sólida para que puedan seguir navegando en los más alto sin él, porque, sobre todo, en el Sevilla deja de trabajar un sevillista que nunca dejará de serlo.  

Ahora, Monchi experimentará por primera vez la sensación de trabajar lejos de la capital de Andalucía. Se aventura a una experiencia apasionante en la que el mundo del fútbol examinará si puede lograr en otro sitio algo parecido a lo que ya ha hecho en Sevilla. El reto no puede dejar de ser estimulante para el de San Fernando pero también tiene un punto de riesgo que habla mucho de su ambición profesional y de su valentía por aceptarlo.

La Roma es un club inestable por definición en el que sólo Totti, el escudo y la camiseta han sido intocables en los últimos años. En la capital italiana esperan de él que mejore los resultados sin comprometer al club económicamente, que saque esa varita mágica para vender caro y comprar barato y que confeccione una plantilla que al fin pueda aspirar a acabar con el monopolio de la Juventus en la Serie A.

La ausencia de títulos en los últimos años ha llevado a la afición y al entorno del club a vivir en un clima continuado de hastío e impaciencia. Que Monchi haya renunciado al Sevilla por enrolarse en la Roma no rebajará el nivel de exigencia y eso se traduce en conseguir títulos. Habrá paciencia pero, a pesar de que ha firmado por tres temporadas, se le exigirán resultados de inmediato.

Sin ir más lejos, Spalletti, uno de los últimos técnicos que marcó una época en Roma, está cerca de dejar el cargo tras un año con más sombras que luces y el ambiente se ha enrarecido en torno a él. La marcha del técnico dará a Monchi la responsabilidad de construir un proyecto desde cero aunque eso también le deja libertad para elegir quién ocupará el banquillo. Acostumbrado a trabajar codo con codo con cada técnico parece clave que sea él quien elija a su compañero de viaje.

Por su parte, su predecesor Walter Sabatini elogió la elección que hizo el club al contratarle. "Le respeto como hombre y como profesional porque ha hecho cosas importantes en Sevilla, generando muchas ganancias. Tiene alrededor de él una historia de grandes logros que puedo confirmar. Tenía esa intuición de que lo pudiesen firmar. Monchi vendrá como un gran hombre de fútbol”, comentó en una conferencia el pasado martes.

No obstante parece que ni Sabatini ni su pupilo Frederic Massara tendrán peso en la estructura de trabajo que construye Monchi a pesar de que buena parte de su equipo seguirá en el Sevilla. De hecho, en Italia se ha especulado con la posibilidad de que uno de sus colaboradores más cercanos como es Miguel Ángel Gómez le acompañe en esta aventura pero su entorno lo desmiente.

En Sevilla era también muy conocida su ascendencia sobre la plantilla y en Roma se reencontrará con dos viejos conocidos en clave sevillista que pueden ayudarle a calar en el vestuario como son Diego Perotti y Federico Fazio. Además, el mítico Francesco Totti no descarta dejar ya el campo para pasar a los despachos y si consigue ponerlo de su parte contará con un fuerte aliado tanto entre los jugadores como entre los aficionados.

Roma tendrá un aire de revalida para un Monchi que en el Sevilla se había convertido en el Rey Midas, todo lo que tocaba se convertía en oro. Ahora debe construir un proyecto de cero en su primera experiencia lejos de Nervión, una aventura tan excitante como peligrosa.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines