Roma remontó ante Inter y se quedó con el triunfo en el Giuseppe Meazza

En el estadio Giuseppe Meazza y por la octava jornada de la Serie A, Roma remontó ante Inter y se impuso por 2-1.

El conjunto local rompió el cero a los 30 minutos del primer tiempo, cuando Federico Dimarco, asistido por Nicolò Barella, sorprendió a Rui Patrício al rematar de primera. El arquero portugués alcanzó a desviar la pelota, pero no lo suficiente como para evitar la caída de su valla.

Sin embargo, la reacción del equipo visitante no se hizo esperar: a los 39', Nicolò Zaniolo levantó un centro desde la izquierda y por la derecha apareció Paulo Dybala, quien conectó el envío con una volea de zurda que venció la débil resistencia de Samir Handanovic.

En el complemento, el Neroazzurro acentuó el dominio que había insinuado en la primera mitad. Controló el 60% de la posesión de la pelota y contó con las mejores situaciones de gol, incluyendo un tiro libre de Hakan Calhanoglu que impactó en el travesaño, así como también un disparo de Kristjan Asllani que salió apenas desviado.

De todos modos, los dirigidos por Simone Inzaghi no pudieron capitalizar sus ocasiones y La Loba, en una de sus escasas aproximaciones al área rival, aprovechó para ponerse en ventaja.

A falta de un cuarto de hora de juego para el final, cuando ya Dybala había salido lesionado, Lorenzo Pellegrini ejecutó un tiro libre en forma de centro, y en el corazón del área Chris Smalling ganó de cabeza y estampó el 2-1 final.

En el desenlace, Simone Inzaghi intentó reanimar a sus dirigidos con los ingresos de Henrikh Mkhitaryan y Joaquín Correa. La chance más clara para el empate llegó en tiempo de descuento, cuando Smalling rechazó sobre la línea un cabezazo de Robin Gosens.

Gracias a esta victoria, el elenco comandado por José Mourinho suma ahora 16 puntos y se ubica en el cuarto puesto de la tabla, a cuatro unidades de Napoli, el único líder del torneo. Los de Inzaghi, por su parte, quedaron séptimos con 12 puntos.

Foto: Marco Luzzani/Getty Images