Rubén recuerda sus lágrimas: "El Real Madrid sentencia pero no me hundí"

El central se marchó llorando en un Sevilla - Real Madrid en el que sólo disputó 23 minutos y Queiroz le quitó cuando su equipo perdía 3-0.

Rubén González Rocha acabó su carrera en el Real Madrid de una forma triste después de que Carlos Queiroz le sustituyera en un partido que su equipo perdía a los 23 minutos y le señalara como culpable del resultado. Él se retiró entre lágrimas y ya nunca pudo triunfar como merengue.

"La lástima es que las lágrimas fueron de rabia y no de felicidad. Los goles vinieron muy rápido y en los primeros minutos y Queiroz pensó que el partido podía cambiar quitándome", comentó a 'El Chiringuito'.

No obstante, el central reconoce que ese episodio no acabó con su carrera: "Al final he disfrutado mucho de mi profesión, podía haberme marcado pero he seguido con mi carrera y no me he hundido. Estoy contento de mi carrera. Eran lágrimas de la ilusión de un crío, de ver que tu sueño se ha podido esfumar. El Real Madrid sentencia. Queiroz no me dijo nada, de hecho no volví a hablar con él, pero no le guardo rencor. El presidente me trasladó media hora después del partido su apoyo y su ánimo. Me siento querido porque el Bernabéu me ha ovacionado”.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines