A las ruedas de prensa se va a cabrear al entrenador

La Libreta de Van Gaal
·4 min de lectura
Soccer Football - Real Madrid Press Conference - Ciudad Real Madrid, Madrid, Spain - February 29, 2020   Real Madrid coach Zinedine Zidane during the press conference   REUTERS/Juan Medina
Madre mía, macho, vaya pregunta. (Foto: Reuters/Juan Medina)

La prensa apenas tiene hoy acceso a los grandes protagonistas del fútbol. Hace años ya que los clubes les cerraron ese grifo, que ellos mismos abren como y cuando quieren en sus propios canales oficiales. Entre departamentos de comunicación y agentes de todo tipo han empujado bien lejos a los periodistas, que suelen expresar en público sus quejas de forma recurrente. Por ejemplo, cuando un futbolista coleguea con un ‘youtuber’ o cuando responde a un cuestionario pactado durante la presentación de una revolucionaria maquinilla de afeitar.

En sus frecuentes lamentos, los periodistas apelan al interés general o, si les da por ponerse estupendos, incluso al artículo 20 de la Constitución Española, que consagra el derecho a la información. No sean malpensados: ellos no quieren hablar con entrenadores y futbolistas para generar contenidos —exclusivos, a poder ser— para sus programas; no, qué va, sino en virtud de su sacrificada labor de mediación social. Cuando un club les da con la puerta en las narices, nos salen con eso de: “Si a nosotros nos da igual, son los aficionados quienes quieren saber lo que piensan sus jugadores”.

Ya.

El pasado miércoles, a 24 horas de jugarse la Liga contra el Villarreal, el Real Madrid convocó la habitual rueda de prensa previa del entrenador para —en teoría— hablar del partido. Se supone que los medios, que siempre piensan en el aficionado, iban a requerir de Zidane todos los detalles sobre el partido del año, el que podía darles el título. ¿Qué otra cosa podía interesar al madridista ese día? Pues, por lo visto, lo que preguntó Sergio Quirante, reportero de ‘El golazo de Gol’: “Después de todo el ruido que genera a nivel extradeportivo, ¿usted cree que lo mejor para el vestuario es que Gareth Bale se marche este verano del Madrid?”

“Madre mía, macho, vaya pregunta”, reaccionó Zidane, lo cual tiene mérito teniendo en cuenta el volumen de preguntas absurdas y capciosas que soporta cada semana. Muchos periodistas salieron en defensa de Quirante. Qué sorpresa, ¿verdad?

“Los tiempos de Zidane y el Madrid no corresponden con los de la prensa”, opinó en ‘El partidazo de Cope’ otro de los habituales de la sala de prensa de Valdebebas, Miguel Ángel Díaz; “buscamos un titular de Bale porque el verano va a ser largo y, una vez que acabe la competición, el tema principal va a ser el futuro de Bale”.

Qué decepción. Entonces, ¿los periodistas van a las ruedas de prensa a “buscar titulares”? Pues no siempre, porque habitualmente el protagonista se niega a responder preguntas inoportunas y eso también hay que tenerlo previsto. David Bernabéu, de Deportes Cuatro, explicó en su día en la Cope por qué seguía planteando a Ernesto Valverde cuestiones que sabía de sobra que el entonces entrenador del Barça no le iba a responder: “Yo sé que a él no le gusta lo que yo le pregunto y yo sé que él no me va a responder lo que a mí me gustaría. Pero, a partir de ahí, si sacamos un momento televisivo, todos tan contentos”.

Si, llegado este punto, a alguno de ustedes le asalta la tentación de rasgarse las vestiduras con la deriva del periodismo deportivo moderno, le recomiendo que escuche la entrevista de Héctor Fernández a Paco González en su podcast ‘Otra historia’. Hacia el final, cuando el actual director de ‘Tiempo de juego’ rememora sus comienzos en la Cadena Ser con José Ramón de la Morena como jefe, cuenta:

“Sabíamos perfectamente a lo que íbamos [a los entrenamientos del Real Madrid]. Los periodistas somos unos cabrones. Yo iba a la rueda de prensa de Toshack o de no sé quién y sabía que tenía que ir preguntando tal cosa pensando: ‘¿Con qué puedo tocar los cojones hoy a Toshack para que a mí me dé un buen titular y que De la Morena tenga en la cinta inicial [de su programa] un corte de voz original. Y, cuando lo tenías, ya salías tan contento. ‘¡Ya le he picado a Toshack, José Ramón! ¡Ya tenemos un corte de voz con esto!”

Cambien a Toshack por Zidane, a Paco González por Quirante y a De la Morena por Manolo Lama. Y cambien, claro, el interés de los aficionados por el interés de los periodistas.

Otras historias que te pueden interesar: