Russell le birla la 'pole' a Sainz, que apuntará al triunfo en Hungría

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·6 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

Budapest, 30 jul (EFE).- El inglés George Russell (Mercedes) saldrá primero en el Gran Premio de Hungría, el decimotercero del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa este domingo en el Hungaroring, en las afueras de Budapest, donde justo al final de la calificación le arrebató la 'pole' al español Carlos Sainz (Ferrari); que buscará el triunfo desde la segunda plaza, en una carrera que su compañero, el monegasco Charles Leclerc, afrontará desde el tercer puesto.

Los Ferrari gozarán de una nueva oportunidad para recortarle distancias al neerlandés Max Verstappen, líder del campeonato, que saldrá décimo tras un mal día de Red Bull; en el que el mexicano Sergio Pérez quedó eliminado en la segunda ronda (Q2) de una calificación que el otro español, el doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso (Alpine), acabó sexto: la posición desde la que partirá este domingo en la pista en la que, en 2003, festejó la primera de sus 32 victorias en la categoría reina.

Russell, nacido hace 24 años en King's Lynn (Norfolk), firmó la primera 'pole' de su carrera en la F1, al cubrir, justo al final de la tercera y decisiva ronda (Q3), los 4.381 metros de la pista húngara en un minuto, 17 segundos y 377 milésimas, tan sólo 44 menos que el talentoso piloto madrileño y con 130 de ventaja respecto al otro Ferrari, el de Leclerc; que partirá desde la segunda fila al lado del inglés Lando Norris (McLaren).

Un día después de celebrar su cuadragésimo primer cumpleaños, Alonso acabó sexto la cronometrada principal y este domingo partirá desde la tercera fila, al lado de su compañero, el francés Esteban Ocon, sorprendente ganador el año pasado en Hungría. Donde logró su hasta ahora único triunfo en la F1, gracias, también, a la impagable labor de equipo que efectuó el genio astur para contener las embestidas del séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes), a cuyas ocho victorias en el Hungaroring no se acerca nadie y que este domingo partirá séptimo, acompañado desde la cuarta fila del que fuera su compañero durante las pasadas temporadas, el finlandés Valtteri Bottas (Alfa Romeo).

La temperatura bajó bastante en las afueras de la capital húngara, pero, en contra de las previsiones meteorológicas -las más catastróficas apuntaban, incluso, a un aplazamiento de la cronometrada oficial- no llovió durante la calificación. En la que Sainz, brillante en las tres últimas carreras -comenzando por la de Silverstone (Inglaterra), donde firmó su primer triunfo en la división de honor del automovilismo- demostró una vez más su sensacional estado de forma.

Si las órdenes de equipo no lo impiden, Carlos gozará de una clara ocasión para lograr su segundo triunfo en la F1, una victoria, que según comentó a Efe en el Hungaroring, puede llegar si efectúa "una buena salida, primero", en una pista en la que es muy difícil adelantar; y si luego logra "clavar la gestión de los neumáticos" en las 70 vueltas que se darán este domingo.

Llovió a primera hora de la mañana en el Hungaroring y lo volvió a hacer justo antes y durante gran parte del último entrenamiento libre. Que acabó de forma sorprendente, con el canadiense Nicholas Latifi (Williams) encabezando la tabla de tiempos por delante de Leclerc; y con el tailandés Alex Albon, el otro piloto de Williams -escudería histórica y con un personal amable, pero que no atraviesa, ni de lejos, su mejor momento- beneficiándose asimismo de la mejoría de la pista justo al final de una sesión en la que casi todos marcaron su mejor giro con intermedios.

Después de firmar en Francia su séptima victoria del curso, Verstappen lidera el Mundial con 63 puntos de ventaja sobre Leclerc, que el pasado domingo se retiró por tercera vez este año tras salir desde la 'pole' y que este sábado protagonizó un espectacular trompo entre la segunda y la tercera de las 14 curvas de la pista húngara.

'Mad Max' marcó el cuarto tiempo por la mañana, a un segundo y siete décimas de Latifi.

Alonso y Sainz se inscribieron sexto y séptimo puesto, respectivamente, en la tabla de tiempos; y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), en el vigésimo; en un último ensayo en el que el cuádruple campeón mundial alemán Sebastian Vettel (Aston Martin), que el jueves anunció que se retirará al final de esta temporada, se accidentó, sin mayores consecuencias: provocando la interrupción de la sesión, con bandera roja, justo antes del final de la misma, durante alrededor de cinco minutos.

Vettel y Latifi, los dos protagonistas del último entrenamiento, quedaron eliminados en la primera ronda (Q1) de la calificación, que empezó con el cielo encapotado, pero en seco; en espera de que seguramente -según los pronósticos- lloviese en la Q3. No fue así, por lo que los mejores tiempos del día se anotaron con el neumático de compuesto blando.

Hamilton fue el más rápido en la Q1, en la que mejoró en 33 milésimas a su compañero y compatriota Russell, vislumbrando algo que pocos vieron en ese momento: que Mercedes -ganadora de los pasados ocho Mundiales de constructores- iba a acabar firmando su primera 'pole' del año.

Sainz fue tercero en esa ronda; Verstappen la acabó en cuarta posición y Alonso, en la sexta.

'Checo' se quedó fuera en el segundo acto, en el que comenzaron los problemas para Red Bull, líder asimismo del Mundial por equipos, con 82 puntos sobre Ferrari: que no puede permitirse ni un fallo más antes de las vacaciones; que para la F1 arrancan el lunes.

A 'Checo' lo descentraron los comisarios, que le anularon una vuelta, que le fue devuelta al comprobarse que no había traspasado los límites de la pista, como ellos pensaban. Después, el bravo piloto tapatío se encontró con tráfico, todo se torció y al final arrancará undécimo este domingo; después de que le sacase de los mejores diez, por un suspiro, Ocon. Que después de ir todo el fin de semana a remolque de su maestro, acabó superando al catedrático de Oviedo en la ronda decisiva.

Verstappen había sido el más rápido en la Q2, en la que mejoró en sólo 65 milésimas a Leclerc, con Alonso volando, tercero, a dos décimas; y Sainz cuarto, a 243 milésimas del que fuera su primer compañero en la F1 -en Toro Rosso (ahora Alpha Tauri), hace siete años-.

Pero la joven estrella neerlandesa, que en Paul Ricard igualó, a los 24 años, las 27 victorias en F1 de todo un mito como el escocés Jackie Stewart -triple campeón del mundo- la pifió a la hora de la verdad. Y saldrá décimo.

Ferrari -y Sainz, si las exigencias de guiones para consumo interno no se lo impiden- gozará de una nueva oportunidad de oro, a pocos kilómetros del majestuoso Danubio, que le da aún más lustre a la bella capital húngara; saliendo muy por delante de los Red Bull.

Siempre, eso sí, con el permiso de Russell, que se mostró discreto -"los puntos y los premios se reparten el domingo, no el sábado"- en la rueda de prensa, pero que este domingo saldrá con el cuchillo entre los dientes a por la victoria más importante de su vida.

Adrián R. Huber

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente