Russo tiene razón y la liga argentina debe ser más flexible

Franco Formoso
·2 min de lectura

El técnico de Boca puso el grito en el cielo con total razón: no se puede jugar cada 48 horas sabiendo que el calendario de la Liga Argentina puede acomodarse. Hay equipos que están detrás de objetivos importantes como lo son la Copa Libertadores y la Sudamericana.

“Los viajes están programados desde antes y es la Liga la que arma los encuentros del campeonato...La AFA y la Liga tienen que entender que los equipos argentinos necesitan jugar Copas internacionales porque son un logro y no sólo por Boca”. Estas fueron las palabras de Miguel Ángel Russo después de ganar un partido ante Huracán, por la Liga Argentina.

No fue la excusa tras una derrota o tras un resultado negativo para el Xeneize. Fue después de un triunfo, lo cual deja a las claras que su molestia es real. Que un equipo no puede ser castigado por competir internacionalmente y jugar dos o tres días después de haber disputado un partido de Copa.

La Liga Argentina, que de por sí ya está devaluadísima porque ni siquiera tiene descensos y sólo se juega por el honor de intentar hacer lo mejor dentro de un campo de juego, tiene que acomodarse a los esquemas de estos planteles y hacerles la vida un poco más fácil. Es como dice Russo: los vuelos y los viajes ahora no son como antes.

Ahora, al volver de otro país, los jugadores son testeados y lo mismo ocurre al llegar a los destinos extranjeros. El desgaste es importantísimo y acá en Argentina ponen a jugar a un club que ganó el miércoles pasado el sábado por la Liga. ¿Por qué no jugó el domingo? ¿Por qué hacen los calendarios tan estrictos?

Es para pensar la organización del fútbol argentino y su doble vara para intentar darle prestigio a un campeonato que ya ni siquiera es campeonato. Es una Copa con grupos y fases inventadas vaya a saber uno para qué y con qué motivo. Lo único que hacen es desprestigiar, devaluar, y eso van a conseguir con el plano internacional si siguen llenando de partidos a los clubes locales.