La rutina de seguridad de un CEO que ha volado 33 veces este año y no se ha contagiado de Covid-19

Ivette Leyva
·7 min de lectura
Airlines that are leaving key seats open say the measure is designed to reassure the public of their safety in the air. (Getty Images)
Un pasajero camina por el pasillo de un avión en busca de su asiento. Foto: Getty.

Muchos de nosotros hemos permanecido en los últimos meses recluidos en nuestros hogares y, en casi todos los casos, imposibilitados de tomar un avión.

Sin embargo, hay una minoría que por razones laborales no ha dejado de viajar.

Este el caso de Mika Manninen, el CEO y cofundador de la marca de yogurt sin lácteos Hälsa Foods, quien ha estado volando aproximadamente el 75% de la primera mitad de este complicado año y no se ha enfermado de coronavirus.

Este hombre nacido en Finlandia pero residente en Palm Beach, Florida, tomó nada menos que 33 vuelos, entre ellos cuatro en el extranjero, y pasó 160 noches en hoteles en ciudades como Los Ángeles, Chicago, Nueva York, Seattle, Londres y Helsinki.

Tanto es su movimiento que, desde principios de marzo, Manninen ha pasado apenas nueve días en su casa.

Por su condición de trabajador esencial, este directivo es una de las 11.3 millones de personas que trabajan en la industria alimentaria y agrícola de Estados Unidos. En su compañía, solo viaja él y así se evita que otros empleados tengan que hacerlo.

Es por ello que CNBC News se acercó a Manninen para saber cómo ha cumplido con las regulaciones sanitarias impuestas por las autoridades de salud del país con el objetivo de frenar la expansión de la pandemia de coronavirus.

“Hay varios viajes que no hice”, asegura; “algunos de estos me parecieron demasiado riesgosos y con otros, no pudimos descifrar las reglas impuestas en el destino”, dijo.

Cada vez que se desplazó por negocios, Manninen se aplicó a una estricta rutina de seguridad. Aquí la detallamos:

Precauciones en los hoteles

  • “Cuando me registro en mi habitación, limpio todas las superficies con toallitas: todas las manijas de las puertas, interruptores de luz, el control remoto del televisor y el teléfono. En el baño, también limpio el cabezal de la ducha, ya que, como soy alto, siempre termino ajustándolo”, contó.

  • “Si me quedo varias noches, solo permito que entre el servicio de limpieza en la habitación cada cuatro días. Luego de haber limpiado la habitación yo mismo, dejar que alguien más entre me obliga a limpiarlo todo nuevamente. Para botar la basura y cambiar las toallas sucias, las dejo fuera de la puerta y allí mismo recibo las toallas limpias”.

  • “Ahora que varios estados han vuelto a cerrar restaurantes y otros servicios, algunos hoteles pueden requerir una carta que precise que uno es un trabajador esencial antes de realizar el registro. Por ello es bueno disponer de esta lista de hoteles”.

Precauciones en los aeropuertos

  • “Cuando entro en el aeropuerto, uso varias capas de guantes desechables y me los quito al pasar. Cuando paso por sus trenes interiores o por las escaleras mecánicas, me retiro una capa de guantes, al registrarme de manera automática y tocar las teclas de una pantalla táctil, retiro la segunda capa, y luego del control de seguridad de la TSA, retiro la última. Solo cuando comencé a prestarle atención a este asunto, me di cuenta de cuántas superficies realmente uno llega a tocar.”

  • “Hay que mantener la distancia y sentarse solo en las esquinas. No adquirir nada: ni comida ni bebidas. Y si compramos agua, limpiar la botella con toallitas antisépticas”.

  • "No recomiendo usar la aplicación del teléfono para visualizar el billete aéreo; es mejor usar un boleto de papel”.

  • “Encuentra un baño que no esté muy lleno de gente y evita usar el baño del avión. Cada vez que uso el baño, reemplazo la máscara por una nueva”.

Precauciones en los aviones

Como en las cabinas de las aeronaves se produce un “cambio total” de aire entre 20 y 30 veces por hora, y los aviones modernos reciclan hasta el 50% del aire interior gracias a filtros de partículas de alta eficiencia (HEPA) que atrapan bacterias, hongos y virus, según la página web World Health, a Manninen le preocupan mucho más las superficies con las que interactuamos.

  • “Limpia todas las superficies de tu asiento, incluido el cinturón de seguridad y su hebilla, además del reposacabezas, las persianas y los ajustadores de aire y luz que están sobre tu cabeza”, aconseja.

  • “Suelo exponer la menor cantidad de piel posible y no permito que esta toque ninguna superficie”.

  • “Debes tener contigo un stock de máscaras, de manera a poder cambiar la que llevar puesta cada cuatro horas; este es un método más seguro y extrañamente te da una sensación de frescura”.

Precauciones al alquilar un auto

Hasta la fecha, Manninen ha rentado un auto 22 veces. Estos son sus consejos:

  • “Dedícale 10 minutos a higienizarlo antes de arrancar el motor. Utiliza toallitas desinfectantes para limpiar todas las superficies que puedas tocar, incluido el volante, el cinturón de seguridad, el llavero, los ajustadores del asiento, el espejo retrovisor y el ajustador del timón”.

  • “Cuando salgo del auto, me pongo guantes, y cuando regreso, me deshago de ellos. Así trato de mantener todos los gérmenes lejos de él”.

Para este hombre, esta rutina no es nueva.

Por su rutina de viaje desde hace varios años, Manninen solía atrapar gripe cerca de cinco veces al año. Por ello mucho antes de esta crisis con COVID-19 asumió una nueva rutina.

Lo novedoso ahora es usar continuamente máscaras y guantes.

“La única diferencia ahora es que dudar tanto ya no es un acto paranoico”, admite. "Solo caí en la cuenta de que, si sigo con este régimen, puedo mantenerme saludable y ayudar a que los demás se mantengan también saludables, por lo que vale la pena el esfuerzo adicional”.

Risas y mofas de los demás

Hasta esta fecha, Manninen se ha realizado dos exámenes y sabe que está libre de virus. Aun así, ha tenido que hacerle frente al ridículo y al miedo de los demás.

“Cuando volaba a Europa a fines de febrero, mientras realizaba mi rutina de limpieza del asiento, dos tipos al otro lado del pasillo se me quedaron mirando”, contó. “Uno de ellos dijo ‘probablemente deberíamos hacer lo mismo. Podría ser lo más inteligente en este momento ‘. Pero el otro me miró y dijo ‘Dumhuvud’, que significa ‘idiota’ en sueco”.

El padre de Manninen vive en Escandinavia, y su hijo lo describe como un “tipo saludable y súper inteligente”. El anciano se negó a reunirse con él, incluso a través de una ventana de vidrio, ya que él “venía de Estados Unidos, donde el virus no se toma en serio”, como le dijo.

Gracias a su doble ciudadanía, estadounidense y finlandés, Manninen no está sujeto a la actual medida que prohíbe a los viajeros estadounidenses a entrar en la Unión Europea.

Ahora varios compañeros de trabajo de Manninen lo llaman “el Diablo Covid” y repetidamente le piden que se quede afuera o que se aleje de los demás, pues creen que está “envenenado”.

“Cuando llego a casa, no puedo abrazar a mi esposa y tengo que quedarme en una esquina de la casa”, lamenta.

Y aunque todos sus rituales de viaje lo han protegido hasta la fecha, Manninen admite que a veces él también tiene miedo.

“Sería una locura no tenerlo”, dice.

A pesar de que esta es una historia de prevención y de actitud responsable, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades continúan advirtiéndonos sobre el peligro de viajar y no ha dejado de recordarnos que quedarse en casa sigue siendo “la mejor manera de protegerse a sí mismo y a los demás”.

También te puede interesar:

VIDEO | ¿Cómo se contagia la gente de covid-19?