Ruud vs Alcaraz: por el primer Grand Slam y por el número uno del mundo

·2 min de lectura

Es la primera vez, desde que se creó el ranking ATP (23 de agosto de 1973) que esto ocurre: la final de un Grand Slam, en esta oportunidad del US Open, decidirá también al nuevo número uno.

Quienes tendrán esta chance son Casper Ruud y Carlos Alcaraz en su enfrentamiento del domingo en el Arthur Ashe Stadium. Después de ver las semifinales de ambos, el partido decisivo ofrece garantía de calidad.

En la ronda anterior, el tenista noruego, quien podría el primero de su país en llegar a lo más alto del ranking y ganar un major, dejó en el camino a Karen Khachanov por 7-6 (5), 6-2, 5-7 y 6-2. Perdió en set, sí, pero siempre estuvo en control.

Mientras tanto, la historia del español fue distinta: tuvo que pelear durante más de cuatro horas para eliminar al héroe local Frances Tiafoe por 6-7 (6), 6-3, 6-1, 6-7 (5) y 6-3. La mesa está servida para un verdadero show y los números lo demuestran.

Ruud Alcaraz Grafico
Ruud Alcaraz Grafico

En superficie dura, misma sobre la que se juega en Flushing Meadows, las estadísticas están muy repartidas entre uno y otro. El nórdico tiene más victorias y más aces, pero el español quebró el saque del rival más veces y perdió solo ocho encuentros. Ambos tienen 4 títulos (la máxima cantidad del año junto con también Rafael Nadal).

Mientras tanto, el mano a mano directo favorece a Alcaraz, quien ganó los dos partidos que tuvo contra Ruud: 6-2 y 6-4 en cuartos del Andalucía Open (en polvo de ladrillo) más un 7-5 y 6-4 en la final del Masters de Miami (dura).

El noruego sigue los pasos de Stefan Edberg, último escandinavo en llegar al puesto número 1 del ranking ATP (en 1992). El español va sobre las huellas de Lleyton Hewitt, último adolescente en liderar el ranking (2001 con 20 años).

Se cierra el tour con este último Grand Slam a falta de algunos torneos más, pero lo cierto es que esta edición del US Open dejó en claro que la nueva generación llegó para quedarse incluso en el presente y esta final puede ser otros de los clásicos instantáneos que deparen el futuro del tenis.

Foto: Getty Images