Sainz y MINI pulen su buggy en Madrid

Sergio Lillo
·2 min de lectura

Carlos Sainz sigue siendo incombustible a sus 58 años. Después de medio año parado en lo deportivo, el veterano piloto español, ganador de tres Dakares y dos campeonatos del mundo de rallies, volvió a la acción el pasado agosto.

Entonces, en Aragón, se puso de nuevo a los mandos del MINI John Cooper Works buggy preparado por X-Raid con el que ganó la primera edición saudí del rally más duro del mundo el pasado enero. 

Allí probó las modificaciones que los ingenieros del equipo alemán pudieron realizar durante el primer semestre de este atípico 2020 gracias a los turnos rotatorios en la sede de X-Raid para prevenir contagios de COVID-19. Aunque terminó satisfecho, en la mentalidad de Sainz no se concibe el conformismo y pidió una serie de cambios, principalmente destinados a mejorar el funcionamiento de las suspensiones del prototipo.

Tras competir a principios de octubre en el Rally de Andalucía –en sustitución del tradición Rally de Marruecos–, única prueba en la que se probaron las novedades del Dakar 2021, como el roadbook electrónico para coches y SSV, Sainz volvió a subirse al MINI el pasado sábado en los alrededores de Madrid. 

Allí, junto a su inseparable Lucas Cruz, completó una buena suma de kilómetros para poner a puntos la suspensiones de la unidad de test del buggy. Tanto el piloto como el equipo terminaron "contentos" con el trabajo realizado y aprovecharon al máximo la jornada ante las restricciones que están empezando a imponerse en Europa por la segunda ola de la COVID-19.

Stephane Peterhansel, que también correrá con otro coche gemelo en la 43ª edición del Dakar y volverá a ser el compañero de estructura de Sainz, en cambio, no pudo estar presente.

Ahora, el objetivo, si la COVID-19 lo permite, es viajar a Arabia Saudí a principios de diciembre para disputar dos Bajas similares a las que sirvieron de preparación hace un año.

El Dakar ya envió la semana pasada a todos los participantes inscritos el protocolo especial que ha diseñado para crear una burbuja en mitad del desierto saudí y sacar adelante la cita, que arrancará el 3 de enero en Yeda y finalizará el día 15 en la misma ciudad.

 

La carrera deportiva de Carlos Sainz, del WRC, al Dakar