Sainz: “Una primera semana dura tras una situación inaceptable”

·2 min de lectura

Redacción deportes 6 ene (EFE).- El español Carlos Sainz (Audi) perdió 41’23” respecto al ganador de la sexta etapa, disputada en Riad (Arabia Saudí), el argentino Orlando Terranova Bahrain Raid Xtreme), al sufrir por segundo día consecutivo problemas en el amortiguador, y finaliza así una primera semana del Dakar “dura” tras un inicio que consideró “inaceptable” al haber un “error claro” en el libro de ruta.

“Duro. Duro porque ya el primer día empezamos con una situación inaceptable. Ya en frio, sin el calor y la tensión del momento, había un error claro en el libro de ruta; que no se haya hecho nada para parar la carrera antes o no tener en cuenta ese trozo me parece una cosa gravísima y para mirar de cara al futuro”, aseguró.

Un Sainz que volvió a criticar a la organización del Dakar en referencia a la polémica generada después de que la mayoría de pilotos -menos el catarí, y líder de la general en coches, Nasser Al -Attiyah (Toyota) y el francés Sèbastien Loeb (Bahrain Raid Xtreme), que le siguió- se perdieran al intentar validar el penúltimo punto de control de la etapa 1B. Situación ante la que la organización de la prueba decidió no adoptar ningún tipo de media y que dejó la lucha por la general de coches decantada desde la primera especial larga.

“La etapa otra vez dura porque a los 40 kilómetros noté un problema en el amortiguador, que esta vez fue un problema de montaje de ayer; que se montó deprisa y corriendo. Tuve que esperar a Peterhansel, que tenía un amortiguador de recambio y lo cambié, pero después iba detrás de mucho polvo y fue imposible adelantar a algunos coches. Al final perdí una rueda, que menos mal que no pasó nada”, comentó al llegar al campamento.

Tras ganar la cuarta etapa, el tres veces campeón del Dakar (2010, 2018, 2020) acumula así dos jornadas consecutivas sin poder luchar por los primeros puestos de la especial.

Los amortiguadores se han convertido en el principal problema para el innovador vehículo híbrido de Audi, ya que a las dos roturas consecutivas de Sainz hay que sumarle otras dos de su compañero, el francés Stéphane Peterhansel. Un problema que, reconoce, no se esperaban.

“Contento salvo los problemas, que los hemos tenido donde menos los esperábamos. Nos esperábamos problemas en la parte del software y la batería del coche y al final estamos teniendo problemas en los amortiguadores, que no deberíamos de tener; pero los vamos a solucionar. Todavía queda amucho, pero, de momento, contento”, concluyó.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente